en General

Esta pregunta suele rondar por la mente de todas las madres. Desde ya antes de nacer, las madres se preocupan y buscan lo mejor para la salud y el cuidado de sus pequeños. En este sentido, la alimentación es un factor crucial, uno de los que más preocupan a las madres y padres. 

Como sabéis, el agua es esencial para la vida y uno de los factores fundamentales en la alimentación. De hecho, existen 3 situaciones relacionadas con la maternidad en las que el agua toma un papel principal:

  • Embarazo: mantenerse bien hidratada durante el embarazo es imprescindible.
  • Lactancia materna: es fundamental beber mucha agua ya que mucho de lo que ingerimos pasa al bebé a través de la leche, por lo que debemos beber agua de buena calidad.
  • Biberón: el bebé se alimenta con esa agua que utilizamos en la preparación del biberón junto con la leche de fórmula.

Entonces, no podemos elegir cualquier agua para el biberón, es importante atender a su composición y elegir un agua de mineralización muy débil. 

la mejor agua para el biberón de tu bebé

 

Cómo preparar el biberón para tu bebé:

Qué cantidades lleva, qué agua es recomendable para prepararlos o qué pasos debemos seguir son algunas de las cuestiones que trataremos a continuación.

¿Cuáles son las ventajas del agua mineral natural a la hora de preparar el biberón? 

Una de las principales ventajas que presenta el agua mineral natural para la preparación del biberón de tu bebé es que no es necesario hervirla. El agua mineral natural tiene 0 impurezas y es 100% segura para tu bebé y es por eso que puede convertirse en la mejor opción para la preparación de biberones.

En el caso de utilizar agua del grifo o procedente de garrafas de filtro es necesario hervirla. Ten en cuenta que no debe hervirse durante más de cinco minutos ya que podría provocar la concentración de los minerales y eso no es recomendable para el bebé. Además, el agua una vez hervida no debe estar a menos de 70º para mezclar la leche en polvo.

¿Por qué es recomendable llevar a ebullición el agua potable? Pues porque el tratamiento desinfectante del agua potable incluye, normalmente, la cloración. Este proceso reduce casi al 100% el riesgo de infecciones por virus y bacterias, pero no por parásitos. Para asegurar la ausencia de las bacterias, como la Giardia Iamblia y Cryptosporidium, el agua debe someterse a un filtrado lento y esto no siempre se lleva a cabo. Por eso, la OMS recomienda hervir el agua potable durante al menos 1 minuto.

No olvides que la ebullición del agua puede provocar la concentración de algunos de sus minerales y eso puede ser perjudicial para el lactante.

 

Pasos para preparar un biberón

¿Sabías que un bebé necesitas una mayor cantidad de agua en relación a su peso corporal que el adulto? Esto se debe a que las necesidades de agua dependen de las necesidades energéticas y el bebé necesita mucha mayor cantidad de energía en la primera etapa de su vida para lograr su crecimiento y desarrollo.

Además, el bebé tiene un sistema inmunitario menos desarrollado y esto provoca que sea más susceptible a infecciones (recordad hervir correctamente el agua si os decidís a utilizar agua potable).

Para la correcta elaboración de los biberones, lo primero que debemos hacer es lavarnos bien las manos. Luego introducimos el agua en el biberón y a continuación las medidas de leche (debemos hacer rasas las medidas en los cacitos), nunca al revés.

Finalmente, agitamos bien para que se mezclen los ingredientes y se caliente por igual.

La mayoría de los bebés no necesitan nada más que leche materna, o leche de fórmula, antes de los 6 meses. A partir de ese momento, empezamos a ofrecerles la alimentación complementaria, como por ejemplo los cereales. 

¿Qué damos de comer a un bebé a partir de los 6 meses?

Aunque no hay consenso total sobre el momento y el orden en el que debemos comenzar a dar ciertos alimentos a nuestro bebé, la mayoría de los profesionales están de acuerdo en comenzar por los cereales, las frutas y las verduras a partir de los 6 meses.

Entonces nos surge la duda ¿cómo le preparo los cereales? El biberón de cereales puede prepararse con leche materna, con leche artificial o con agua.

Cereales con leche materna

Si quieres preparar los cereales para tu bebé con leche materna debes tener en cuenta que te costará un poco más conseguir la densidad de papilla, por lo que tendrás que echar más cantidad de cereal.

Nutricionalmente esta es la mejor combinación para la preparación de los cereales.

leche materna y cereales de bebé

 

Cereales con leche de vaca

La leche de vaca no es recomendable hasta al menos los 12 meses de edad. Su bajo contenido en hierro y la alta cantidad de proteínas hacen que este tipo de leche no sea recomendada para la elaboración de los cereales si el bebé tiene entre 6 y 12 meses.

Leche artificial para la elaboración de los cereales

La leche artificial (leche de vaca modificada para que los bebés la toleren) es una leche apta para la preparación de los cereales. Sin embargo, esta leche contiene algunos de los componentes de la leche de vaca y es potencialmente alergénica.

Agua para la preparación de los cereales

¿Con agua? Sí, el agua es apta para la elaboración de los cereales de tu bebé.

Si el niño mama varias veces durante el día y la noche, no depende de una toma para recibir la cantidad de leche que necesita, y los cereales pueden prepararse con agua.

Además, cuando el bebé comienza a tomar las verduras, podemos utilizar el caldo para preparar los cereales: le aportará algunos nutrientes, pero ¡ojo! También modificará su sabor.

 

Esperamos que te haya resultado interesante nuestro post de hoy y te invitamos a visitar nuestra página de juegos ¡Diviértete con Agua Sana!

Recent Posts
El gazpacho de sandía es una gran alternativa para comer saludable en verano