en Actualidad

¿Sabías que del 1 al 7 de agosto se celebra en más de 170 países la Semana Mundial de la Lactancia Materna? Fue instaurada por primera vez en 1992 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF con el objetivo de promoverla, protegerla y respaldarla. 

 

El lema de la Semana Mundial de la Lactancia Materna 2020 es “apoyar la lactancia materna contribuye a un planeta más saludable” centrándose, de esta manera, en el impacto de la alimentación infantil en el medio ambiente y el cambio climático. Y es que no genera residuos ni gasta recursos naturales. Es más, según un estudio del Imperial College de Londres, dar el pecho durante los seis primeros meses supone un ahorro de hasta 154 kilos de emisiones de CO2 respecto a la leche de fórmula. 

 

Por supuesto, la lactancia materna tiene otros beneficios, tanto para la madre como para el bebé. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Te lo contamos! Además, también veremos si es bueno darle de beber agua a un bebé que toma pecho, una de las dudas más comunes. 

 

¡Vamos allá!

 

Beneficios de la lactancia materna en madres y bebés

 

La OMS recomienda dar el pecho de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé y, como mínimo, hasta los dos años de forma complementaria a una alimentación sólida. 

 

Pero, ¿cuáles son los beneficios de la lactancia materna en madres y bebés?

 

Para las madres…

 

  • Reduce el riesgo de tener hipertensión, artritis reumatoide, enfermedades cardiovasculares y diabetes
  • Disminuye el riesgo de padecer anemia
  • Se incrementan los niveles de oxitocina y prolactina, lo que ayuda a disminuir la ansiedad y el estrés
  • La recuperación posparto es más rápida
  • Menos probabilidades de sufrir cáncer de mama o de ovarios

 

Para los bebés…

 

  • Menos probabilidades de alergias, infecciones estomacales o intestinales
  • Reduce las posibilidades de padecer enfermedades de la piel
  • Mejora su sistema inmunitario
  • Tienen menos riesgo de sufrir diabetes, caries o problemas de peso
  • Disminuye la aparición de diarreas, estreñimiento o gases 
  • Bajan las probabilidades de tener patologías como infecciones de oídos o respiratorias

 

Además, como te comentamos, también tiene un impacto positivo en el medio ambiente. No hay que olvidar que la leche materna es un alimento natural, no requiere envases, no necesita tratamientos especiales y tampoco generan residuos. 

 

¿Cuándo empezar a dar agua a los bebés?

 

Una de las preguntas más comunes, sobre todo en la época estival, es si se debe dar agua al bebé que toma pecho. Pues bien, va a depender, principalmente, de la edad del niño. 

 

Hasta los seis meses, las necesidades de hidratación de los bebés están completamente cubiertas por la lactancia materna, por lo que no van a necesitar agua u otras bebidas, incluso en los días más calurosos del año. 

 

A partir de esta edad y hasta el año, si complementa la lactancia con otros alimentos, se le puede ofrecer un poco de agua de vez en cuando. Eso sí, tenemos que decirte que, si toma leche antes de los purés u otras comidas, lo más probable es que no la quiera. De todas formas, en este punto te recomendamos que consultes con tu pediatra, ya que va a depender del tipo de alimentación que tenga y de otras variables como la introducción de estos.  Por lo general, la cantidad diaria recomendada es de 0,8 litros al día, mientras que, de los 12 meses a los 3 años, aumenta hasta los 1,3 litros. 

 

Después, a medida que se haga mayor, irá necesitando un aporte de agua cada vez mayor de agua.

 

El agua de mineralización muy débil es perfecta para preparar alimentos infantiles

 

Agua de mineralización muy débil, lo mejor para los más pequeños de la casa y sus madres

 

Beber agua de mineralización muy débil, como Agua Sana, es ideal durante la lactancia. Como sabes, esta bebida proviene de manantiales y, por tanto, es pura desde su origen, manteniéndose siempre protegida de cualquier tipo de contaminación. También ofrece minerales esenciales y oligoelementos como el calcio, el magnesio o el sodio que ayudan a mantener el organismo sano y su composición es invariable, por lo que su sabor y olor siempre será el mismo. De hecho, basta con que eches un vistazo al etiquetado para conocer en profundidad sus componentes. 

 

Por otro lado, el agua de mineralización muy débil es muy útil en la preparación de alimentos infantiles. Al ser natural, no necesita ningún tipo de procesado posterior o hervido

 

Ya cuando crecen, el agua es imprescindible para su buen desarrollo físico y mental. Por eso es fundamental que se habitúen a ella y que siempre la tengan a su disposición, tanto en las comidas como cuando hacen ejercicio. Por supuesto, se deben evitar otro tipo de líquidos, como los refrescos. 

 

¿Qué te ha parecido este post sobre lactancia materna, sus beneficios para madres y bebés y la importancia de hidratarse con agua de mineralización muy débil? ¡Esperamos que te haya servido de ayuda! No olvides visitar nuestra página de juegos: ejercita tu mente con los pasatiempos de Agua Sana.

Recommended Posts
Día mundial del medio ambienteEntre los alimentos para consumir este otoño destacan las espinacas, los pescados azules y el boniato