en Equilibrio natural

El agua es la bebida más sana para mantenerse hidratados y, teniendo en cuenta que el cuerpo humano está compuesto en un 60% por agua, no es de extrañar que tengamos que ingerir entre 2 y 2,5 litros al día. 

Sin embargo, ¿cuánta agua debe beber un bebé? ¿Es mejor el agua de grifo o conviene apostar por el agua mineral natural? Estas son de las dudas más frecuentes entre los padres y, desde Agua Sana, te lo explicamos en detalle. 

¿Cuánta agua debe beber un bebé?

Como sabes, las necesidades de los más pequeños de la casa no son las mismas que los adultos, por eso su hidratación es diferente y, dependiendo de su edad, tendrán que tener un aporte hídrico específico ya que, a medida que van creciendo, la ingesta de agua también lo hará. 

De 0 a 6 meses: basta con la leche materna o de fórmula

Tanto la leche materna como la leche de fórmula ofrecen al bebé de 0 a 6 meses la cantidad de agua necesaria en su día a día, por lo que no hace falta incluirla de manera especial en su dieta

Para que te hagas una idea, un bebé de hasta seis meses debe ingerir en torno a los 700 ml al día, pero, como te comentamos, su hidratación estará cubierta por la leche materna o de fórmula. Así, incluso en las temporadas de más calor, por lo general no es necesario darles agua.  

¿Cuánta agua debe beber un bebé de 7 meses a un año?

El agua que debe beber un bebé a partir de los 7 meses y hasta el año aumenta y se sitúa entre los 800 y los 1000 ml al día. Ahora bien, gran parte de la ingesta puede seguir proviniendo de la leche materna, aunque si toman alimentos sólidos se les puede ofrecer agua. 

En el caso de los niños no amamantados, por lo general suelen requerir agua durante el día porque reducen más sus tomas respecto a los que siguen con la lactancia. En estos casos siempre se les puede dar agua y que beban cuando lo necesiten. 

¿Y si no la acepta? No te preocupes. Piensa que la mayor parte del agua, sobre todo si mantienen la lactancia, proviene de la leche y de su alimentación (purés, zumos de frutas naturales, verduras…). De hecho, hay quienes no empiezan a beber agua hasta los 12 meses. 

El aporte de agua en niños de uno a tres años

Los niños de uno a tres años deben ingerir en torno a los 1100-1300 ml de agua. Este aporte no solo vendrá del agua, sino también de la leche y de alimentos como las frutas y las verduras. 

En este sentido, los pequeños de estas edades tienen que consumir, aproximadamente, cuatro o cinco vasos de agua, que equivale a 0,9 litros. El resto lo obtendrían a través de los alimentos mencionados.  

Entre cuatro y ocho años

Los niños entre los 4 y los 8 años deben beber aproximadamente, 1600 ml de agua. Por supuesto, esta cantidad se refiere al agua total, pero no hay que olvidar que la presente en los alimentos también es una gran fuente de hidratación y puede suponer el 20% de la ingesta diaria recomendada. 

Finalmente, ten en cuenta que estas cantidades son aportes recomendados por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria en condiciones normales, pero, es posible que en épocas de calor o durante momentos de mayor actividad física, necesiten beber más. Lo mismo ocurre si sufren determinadas enfermedades como gastroenteritis o diarrea. 

¿Qué tipo de agua debe beber un bebé o un niño?

Otra de las dudas más frecuentes en los padres es saber qué tipo de agua es mejor para el bebé o el niño

Pues bien, el agua mineral natural, en concreto el agua de mineralización muy débil, como Agua Sana, es la mejor opción. Además de estar indicada para la preparación de alimentos infantiles, por lo que no hay que hervirla, también es pura desde su origen. Es decir, no está sometida a ningún tipo de procesado y, al provenir de un manantial subterráneo, está libre de contaminación. Así, siempre se sabe lo que bebe el bebé o el niño. 

Por otro lado, los bebés y los niños no deben beber agua con exceso de minerales, como el sodio, el flúor o los nitratos, ya que supone un sobreesfuerzo de su sistema renal, de ahí que una buena alternativa sea siempre el agua de mineralización muy débil. Del mismo modo, es recomendable llevarla a los viajes o a las excursiones, especialmente si no tienes garantías de que el agua de grifo esté en buenas condiciones. 

¿Qué te ha parecido este post sobre cuánta agua debe beber un bebé y qué tipo de agua es la mejor para ellos? Esperamos que te haya sido de utilidad y recuerda, Agua Sana es la mejor opción para toda la familia.

 

Recommended Posts
8 remedios naturales para aliviar el dolor de cabeza