en Nutrición Sana, Salud

Ganas frecuentes de orinar, dolor, calambres, náuseas, fiebre… ¿Te suena? La cistitis es una de las patologías más frecuentes y molestas que hay. Por supuesto, ante estos indicios es conveniente acudir al médico ya que, si se propaga, puede tener graves consecuencias para la salud. Además, tienes que saber que también es posible prevenir la infección de orina a través de una dieta sana y equilibrada

Por todo ello, en este post te contamos cuáles son los mejores alimentos para evitar las infecciones del tracto urinario. 

¡Empezamos!

9 alimentos para prevenir la infección de orina

Existen determinados alimentos que, además de saludables, contribuyen en la prevención de las infecciones urinarias. A continuación, te mostramos 9 de ellos. 

Arándanos rojos 

Los arándanos rojos poseen elevados niveles de taninos, quercitina y vitamina C, lo que evita que la bacteria E. Coli, causante de la cistitis, se adhiera a las mucosas del tracto urinario. 

¿Cómo tomarlo? Puedes ingerir un zumo de arándanos frescos al día (250-300 ml) o recurrir a suplementos. En ambos casos, el resultado es óptimo, ayudándote a prevenir la aparición de infecciones de orina. 

Espárragos

Los espárragos son ricos en fibra y diuréticos, por lo que son ideales para tratar y prevenir la cistitis. 

Además, son muy beneficiosos para la salud, ya que tienen la capacidad de regular el tránsito intestinal, poseen propiedades antioxidantes, ayudan a mantener fuertes los huesos y potencian el sistema inmunitario.

Otros alimentos de acción diurética como el apio, el pepino, las coles, la sandía o la piña también son recomendables para la prevención de las infecciones de orina

Puerro

Al igual que ocurre con los espárragos, el puerro ofrece altos niveles de fibra, pero, además, sus compuestos azufrados intervienen en la salud del hígado. 

¿Quieres prevenir la infección de orina? No dudes en hacer que formen parte de tus menús. Puedes incluirlos en tus ensaladas, preparar unos deliciosos puerros a la vinagreta, añadirlos a tus guisos o a tus potajes de legumbres… ¡Las posibilidades son infinitas!

Tempeh

El tempeh es un alimento elaborado habitualmente de semillas de soja, aunque se puede hacer con cualquier legumbre de alto contenido en proteínas, como los garbanzos, las alubias, la soja negra o los azukis. Se caracteriza por estar fermentado con un hongo llamado Rhyzopus Oligosporus, lo que consigue que los almidones sean más fáciles de digerir. 

El tempeh ayuda a mantener la calidad de la flora intestinal. Por supuesto, también previenen de la cistitis otros probióticos como el yogur, el kéfir o el tamari. 

Papaya

Al igual que ocurre con otros alimentos de color anaranjado, la papaya es rica en betacaroteno, una vitamina clave en el bienestar del sistema inmunitario, lo que previene la aparición de infecciones. Además, se trata de una fruta que posee elevados niveles de vitamina C, calcio, magnesio y potasio. 

Puedes tomarla en ensaladas, macedonias o, por qué no, como fruta de mesa. ¡Está deliciosa en todo tipo de preparaciones!

La papaya es diurética, lo que ayuda a prevenir infecciones urinarias

Brócoli y otras verduras de hoja verde 

El brócoli, como muchas otras verduras de hoja verde, combaten la acidez del estómago. Esto, a su vez, impide la producción de la bacteria E. Coli. Asimismo, aporta compuestos azufrados, por lo que tiene un efecto depurativo. 

En esta línea, también son muy recomendables las espinacas, las acelgas, el repollo o las endibias, por lo que no dudes en incluirlas en tus menús. 

Rabanitos

De efecto antibiótico y diurético, su consumo ayuda a evitar las infecciones urinarias. Además, son ricos en vitamina A, vitamina C, potasio, sodio, calcio, magnesio, hierro y fósforo, entre otros.  

Puedes añadirlos a tus ensaladas, laminarlos e incorporarlos a tus platos favoritos o preparar un exquisito salteado. ¡Te encantarán!

Cereales integrales y grano

Los cereales integrales y el arroz, el cuscús o la pasta ofrecen un elevado contenido en fibra y en nutrientes como la vitamina B y E, el selenio, el potasio, el magnesio o el hierro. Del mismo modo, también poseen propiedades antioxidantes, lo que previene la inflamación y favorecen la salud cardiovascular. 

Judías azukis

Como ocurre con otras legumbres (garbanzos, guisantes, alubias…), las judías azukis son fuente de fibra y proteínas, siendo muy recomendables para mantener la microbiota intestinal y, por tanto, prevenir la cistitis. Asimismo, son ricas en vitaminas del grupo B, pero también en minerales como el fósforo, el calcio o el magnesio. 

Hidratarse correctamente, clave en la prevención de la cistitis

Para prevenir la infección de orina, además de seguir una dieta saludable, también es clave incrementar la ingesta de agua, preferiblemente de mineralización muy débil, ya que, al contar con una baja concentración en minerales y sodio, favorece la diuresis. Así, ayuda a eliminar más rápido los desechos del organismo y a expulsar las bacterias del tracto urinario con mayor facilidad.  

Agua Sana, agua de mineralización muy débil, es apta para toda la familia y para la preparación de alimentos infantiles. Además, está especialmente indicada para personas con problemas de riñón, patologías cardiovasculares, diabetes o hipertensión. Del mismo modo, también está recomendada para tratar o prevenir la infección de orina.

Recommended Posts
El deporte favorece la salud física y mental