en Sin categorizar

El agua es esencial para nuestra salud física y mental. Así, el cuerpo la necesita para realizar muchas de sus funciones vitales, como regular la temperatura, lubricar las articulaciones o ayudar al transporte de nutrientes. Del mismo modo, también mejora el rendimiento cognitivo, por lo que nos permite estar más concentrados, y evita dolores de cabeza y mareos. 

 

Además, el agua es un gran aliado para prevenir determinadas dolencias, como, por ejemplo, las enfermedades renales. De hecho, en España se calcula que cerca del 11% de la población adulta sufre algún tipo de enfermedad renal crónica, algo que se espera que aumente en los próximos años. 

 

Ahora bien, ¿quieres saber cuál es la mejor agua mineral para el riñón? Presta atención, porque te lo contamos en detalle. 

 

¿Cuál es la mejor agua mineral para el riñón? 

 

Como sabes, existen diversos tipos de agua en función del total de minerales presentes. Así, se pueden clasificar en agua mineral fuerte, si tienen más de 1500mg/l de residuo seco; agua mineral débil, en el caso de que contengan menos de 500 mg/l o agua mineral muy débil si es igual o menor a 50mg/l. 

 

Por otro lado, dependiendo de su composición química, se pueden dividir en aguas minerales ferruginosas, magnésicas, cálcicas, bicarbonatadas, cloruradas, sulfatadas, aciduladas, sódicas o fluoradas. 

 

Pues bien, de entre todas estas variantes, la mejor agua mineral para el riñón es la de mineralización muy débil, como la de Agua Sana. ¿Por qué? Muy sencillo, porque al tener pocos minerales, el organismo procesa mejor las sales. Además, tienen un efecto diurético, lo que es de gran ayuda para aquellas personas que sufran de cálculos renales o urinarios. 

 

Es más, se ha demostrado que el consumo del agua de mineralización muy débil frena la liberación de la hormona antidiurética (ADH), la encargada de hacer que los riñones conserven el agua, concentrando la orina y reduciendo su volumen, lo que perjudica la salud renal. 

 

Enfermedades renales comunes si no se bebe suficiente agua

 

Los riñones son órganos de vital importancia para nuestro cuerpo, ya que son los encargados no solo de filtrar la sangre, sino también de eliminar desechos y toxinas que se acumulan en el organismo. 

 

En este sentido, lo mejor para prevenir la aparición de enfermedades de los riñones (sobre todo los cálculos renales) es beber suficiente agua, especialmente agua de baja mineralización. De este modo, se estará ayudando a los riñones a realizar mejor sus funciones. Por supuesto, también se debe evitar al máximo el consumo de refrescos carbonatados, que contienen niveles elevados de ácido fosfórico, o de alcohol. 

 

Pero, ¿qué ocurre cuando no se bebe suficiente agua?

 

Cálculos renales

 

Los cálculos renales, también llamados litiasis renal o nefrolitiasis, son piedras que se forman en el riñón y que se producen cuando las sales y los minerales se concentran y se solidifican, creando depósitos duros. 

 

Una de las principales causas de las piedras en el riñón es no beber suficiente agua ya que la deshidratación hace que el líquido se mueva con mayor dificultad en el riñón, lo que incrementa las posibilidades de que los compuestos de sales y minerales se peguen entre sí. 

 

Infecciones urinarias

 

No hidratarse correctamente también aumenta las posibilidades de sufrir infecciones urinarias. Del mismo modo, también es aconsejable tomar suficiente vitamina C, que ayuda a acidificar la orina y, por tanto, a evitar la formación de bacterias. 

 

Como ves, beber suficiente agua, en concreto agua de mineralización muy débil, es uno de los grandes remedios para prevenir diversas enfermedades del riñón.

El agua de mineralización muy débil es la gran aliada de la salud renal

 

¿Cuánta agua se debe beber al día?

 

Aunque puede variar dependiendo de la edad, de la salud y de las condiciones externas, por norma general un adulto debe beber entre dos y tres litros de agua al día

 

Por supuesto, en épocas como el verano, es recomendable llevar siempre una botella de agua para mantenerse hidratado y beber aún cuando no se tenga sed, al igual que si se realiza actividad física. 

 

Agua Sana, la gran aliada de la salud renal

 

No cabe duda de que la mejor agua mineral para el riñón es aquella que cuenta con una baja concentración de sales y minerales, es decir, el agua de mineralización muy débil, como la de Agua Sana. Por eso, si quieres prevenir y evitar enfermedades renales como los cálculos, conviene que te hidrates correctamente. 

 

Lo ideal es que te acostumbres a beber agua en las comidas, pero que también lleves una botella contigo, especialmente cuando suben los termómetros o cuando haces ejercicio y que no esperes a tener sed. 

 

Agua Sana, agua de mineralización muy débil, te cuida y, por supuesto, es apta para todos. De origen natural, cuenta con un proceso de embotellamiento automatizado para que se mantenga su pureza, del manantial a tu mesa, y puedas disfrutar de un agua equilibrada, suave y con múltiples beneficios para el organismo.  

 

¿Todavía no conoces nuestra página de juegos? Pasa un buen rato mientras ejercitas tu mente con nuestras sopas de letras y ecuaciones. ¡Diviértete con Agua Sana!

Recommended Posts