en General

En muchas ocasiones hemos escuchado que tras 21 días haciendo una actividad, incluyéndola en nuestra rutina, se convierte en un hábito. Esta teoría no es del todo cierta, la formación de un hábito tarda entre 21 y 66 días, dependiendo de la insistencia e interés en realizar el hábito. Para lograrlo es fundamental ponernos un objetivo.

De modo que, si queremos conseguir nuestros propósitos fitness y un estilo de vida saludable, debemos seguir una rutina diaria, hasta convertir el ejercicio en un hábito. 

 

Beneficios de una rutina fitness

Cuando leemos la palabra “fitness” enseguida nos vienen a la mente actividades agotadoras, que nos hacen sudar mucho. Pues no, el fitness es más que eso, es un estilo de vida que incluye, además del ejercicio, una dieta equilibrada y unos hábitos saludables. De hecho, un estilo de vida saludable nos ayuda, además de a mejorar nuestra salud, a tener éxito.  ¿Por qué el fitness puede contribuir a una vida más exitosa?

Mejora nuestra organización

El deporte consigue mejorar nuestras habilidades organizativas. Para incluir una actividad física en nuestra rutina es necesario planificarnos, crear un calendario con el que organizarnos. Con la cantidad de tareas que tenemos en nuestro día a día debemos planificarnos bien para poder realizarlas todas.

Ayuda a comprometerse

Marcarnos unos propósitos fitness ayuda a que nos centremos. Cuando tenemos un objetivo y nos planificamos para conseguirlo, logramos centrarnos y comprometernos. 

Somos constantes y logramos lo que nos proponemos a base de persistencia.

Aumenta el optimismo

Cuánto más trabajamos para conseguir nuestros propósitos antes los conseguiremos. Cuando comenzamos a poner en práctica una rutina de ejercicios, el inicio es lo más complicado. En cuanto comenzamos a ver los resultados y la mejora en nuestra salud, comenzaremos a aumentar nuestra felicidad. 

El estado de bienestar se reflejará en nuestro físico, en nuestra autoestima y en la vida en general (personal y profesional).

 

Tipos de ejercicios

Existen diferentes tipos de actividades físicas que podemos incluir en nuestra rutina. 

¿Qué tipos de ejercicios puedo realizar? Ello dependerá, en gran medida de nuestra forma física y del tiempo y los medios de los que dispongamos.

Hay 3 tipos básicos de ejercicios:

  • Aeróbicos: trabajan los músculos y nos hacen respirar más rápidamente y con fuerza. Este tipo de actividad es la que practicamos cuando nos subimos a la cinta de correr o a la bicicleta estática (cuando realizamos el ejercicio en un lugar cerrado).
  • Flexibilidad: mejoran la elasticidad de nuestro cuerpo. Esta clase de ejercicios son los estiramientos, ejercicios con bandas elásticas, con la pelota de pilates, Yoga …
  • Fuerza y resistencia: sirven para el fortalecimiento de los músculos y aumentan la resistencia. Pueden practicarse con barras y discos o con mancuernas.

ejercicios para una rutina fitness

 

4 hábitos que deberías incluir en tu rutina

Mantenerte en forma depende de tu estilo de vida así que, cuanto antes hagas parte de tu vida hábitos saludables más fácilmente te mantendrás en buen estado físico con el paso del tiempo.

Si todavía no pones en práctica estos 4 hábitos, tengas la edad que tengas te recomendamos que comiences ya a hacerlo.

Rutinas razonables

No podemos proponernos 1 hora diaria de actividad física si no tenemos el tiempo para hacerlo. La nutricionista Ruth Frechman afirma que una de las razones por las que las personas dejan de entrenar es porque no consiguen encontrar el tiempo para hacerlo. Por eso, es importante incluir las actividades físicas en nuestro horario diario. ¿Cómo lo hacemos? Es recomendable comenzar incluyendo poco a poco, en nuestro día a día, actividades que nos gusten. Podemos comenzar por 10 minutos al día y, luego, ir aumentando el tiempo a 20 minutos, 30 minutos, etc.

Si consigues incluir el tiempo de ejercicio en tu día a día, lograrás conseguir un hábito y una rutina de actividad. 

 

Variar el entrenamiento

Hacer siempre el mismo ejercicio puede aburrirte, además de que solo trabajarás un grupo de músculos. Varía tu actividad y conseguirás un ejercicio más divertido y completo. 

¡Mantener la motivación es fundamental para cumplir nuestros propósitos!

 

Hidratarse

¡Fundamental! Hidratarse es muy importante, primero desde dentro: antes, durante y después de practicar actividad física. Si bebes suficiente agua mineral natural consigues acelerar tu metabolismo hasta un 30%. 

Además, es importantísimo mantener tu piel hidratada, aplícate crema corporal después de hacer ejercicio.

 

Estirar diariamente

No podemos olvidarnos de estirar nuestros músculos tras la actividad física: unos músculos flexibles evitarán las lesiones, nos permiten entrenar mejor y, en caso de tenerlos, nos ayudan a mejorar los dolores musculares.

rutina fitness: estiramientos

Así que, no olvides estirar tu cuerpo antes y después de hacer ejercicio.

 

¡No lo dudéis!, incluid en vuestro estilo de vida unos hábitos saludables que incluyan actividad física diaria. Os esperamos el próximo lunes con un nuevo artículo.

Recommended Posts
importancia de desayunar bien