en General

El Día 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Tierra. Nuestro planeta nos pide que actuemos, los cambios provocados por el hombre en la naturaleza, el cambio climático, la deforestación, la intensiva producción agrícola y ganadera o el comercio ilegal de vida silvestre, aumentan el contacto y la transmisión de infecciones de animales a humanos. 

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, una nueva enfermedad infecciosa aparece en humanos cada 4 meses, y el 75% de ellas proviene de animales. Con este dato se pone de manifiesto la estrecha relación existente entre la salud humana, animal y ambiental.

Durante estos últimos meses hemos vivido situaciones de alarma que muestran, más que nunca, la necesidad de ayudar y cuidar el planeta: los terribles incendios de Australia, los mayores registros de calor terrestre, la peor invasión de langostas en Kenia, el Covid-19… Con este panorama, el miércoles 22 de abril celebremos especialmente el Día de la Tierra.

Averigüemos un poco más acerca de este día, su origen, el porqué de su celebración y algunas ideas para celebrarlo. ¡Empezamos!

Su origen 

Fue en 1970 cuando el senador Gaylord Nelson movilizó a miles de norteamericanos a concienciarse acerca de la vulnerabilidad de la Tierra, coincidiendo con la catástrofe producida por los vertidos de petróleo en Santa Bárbara.

Esta manifestación, que contaba con la presencia de Denis Hayes (motor imprescindible del movimiento ecológico), no tardó en traer consecuencias, llegaron miles de telegramas, cartas… de todo el país. Eran los años del movimiento hippie y el amor a la naturaleza. El acto cambió la manera de entender la diversidad de los ecosistemas, comenzando el interés por su protección.

A partir de este momento se dictaron nuevas leyes y, paulatinamente, el interés por mejorar nuestro planeta, la calidad de sus aguas y del aire, ha ido creciendo.

 

¿Por qué se celebra el Día de la Tierra?

Este día se celebra por la necesidad de crear un día específico dedicado al planeta, un día en el que informar y concienciar a la población sobre la situación en la que estamos, mostrando las consecuencias de no cuidar y respetar la Tierra.

Desde la instauración del Día de la Tierra hasta hoy, el problema medioambiental se ha agravado: somos más habitantes y proliferan los materiales plásticos por parte de la industria. 

Algunos de los principales males del planeta 

Son muchos los problemas de salud que sufre el planeta, la reducción de la Capa de Ozono, la contaminación atmosférica, la producción de millones de toneladas de residuos, la lluvia ácida que afecta a la composición del suelo y el agua.

Por supuesto, la contaminación de suelos y aguas: el deterioro de su calidad por el manejo inadecuado de los desechos y los plaguicidas.

La extinción de especies: el tráfico de especies es un negocio lucrativo que ha acabado con miles de especies animales y vegetales. 

Sin olvidarnos de la desertificación y la deforestación que convierten buena parte del planeta en desiertos.

Estamos contribuyendo a la rápida degradación de la Tierra, el deshielo de los polos, los plásticos en los estómagos de los peces que luego ingerimos, los vertidos incontrolados, etc. El planeta no tiene la capacidad para regenerarse a este ritmo.

Cómo celebrar este Día

Nosotros mismos podemos celebrar el Día de la Tierra de una forma ecológica, realizando pequeños actos para mejorar la situación de nuestro planeta.

¿Qué podemos hacer? 

Sustituir las lámparas por bombillas de bajo consumo.

Cerrar el grifo de agua mientras nos cepillamos los dientes.

Cerrar el grifo mientras nos enjabonamos en la ducha.

Desconectar los aparatos eléctricos que no estemos usando.

Revisar, y sustituir si es necesario, nuestros productos de limpieza: algunos son muy contaminantes con el medio ambiente.

Informarnos y concienciar sobre los beneficios de las energías renovables.

Reciclaje: reciclar, reciclar y reciclar. 

No usar bolsas de plástico, y en caso de ser imprescindible, reciclarlas luego: usarlas como bolsas para la basura.

Evitar los transportes contaminantes: usa la bicicleta y camina.

Enseñar a los más pequeños la importancia de la biodiversidad y el respeto por el medio ambiente y la naturaleza.

En definitiva, todos los días son Día de la Tierra, pero especialmente en estos momentos, seamos conscientes de lo necesaria, imprescindible, que es nuestra colaboración. Las pequeñas acciones que podemos hacer en nuestro día a día ayudarán a que el desgaste del planeta no continúe al ritmo que lo está haciendo. 

Entre todos podemos colaborar y evitar el maltrato a la naturaleza. Respetemos el medio y disfrutemos de lo que la Tierra nos aporta, valoremos a la naturaleza y a los animales. No consintamos el maltrato, la pérdida de la calidad de los bosques, las plantas, el agua…  Sin ello no somos nada. 

Os esperamos el próximo lunes con un nuevo artículo. ¡Os deseamos una buena semana!

Recent Posts
Por qué debes hacer ejercicios en casa y evitar el sedentarismobeneficios de beber agua en el embarazo