en General, Noticias

Cada vez son más las personas que se deciden a probar la meditación. Esta práctica, que existe desde hace siglos, ayuda a liberarnos de todo tipo de tensiones.

Aprender a meditar nos ayudará a ver la realidad de forma más clara, eliminando los pensamientos negativos que existen en nosotros. Podríamos considerar la meditación como un tipo de terapia con el que cada persona desarrolla todo su potencial.

Pero, ¿qué es meditar?

Meditar es entrenar, entrenar nuestra mente y desarrollar cualidades como la atención plena, el optimismo o la compasión, o la gestión de situaciones complicadas como el estrés o la ansiedad.

Aprender a meditar

Cada persona debe buscar la mejor técnica para meditar, todos somos diferentes y tenemos un desarrollo distinto en el avance del control mental y el equilibrio emocional.

Al principio, si nunca has hecho nada similar, te va a costar empezar a meditar, por eso, una meditación guiada para principiantes sería la mejor opción.

¿Qué es la meditación guiada?

Se trata de un tipo de meditación en la que un experto o guía nos va guiando a través de su voz. El guía, en cada momento, nos indica qué debemos hacer: dejar la mente en blanco, concentrarnos en un punto, pensar en una cosa en particular… 

La forma más habitual de poner en práctica estas sesiones es acompañarlas con una música de fondo tranquila, que nos ayudará a entrar en un estado de relajación más rápido.

De todas formas, no te preocupes si las primeras veces no alcanzas un nivel de relajación absoluto, es cuestión de práctica y, con el tiempo, lo conseguirás.

 

pasos para aprender a meditar

 

7 pasos para la meditación

Si pones en práctica estos 7 consejos aprenderás a meditar de forma correcta. 

Ropa cómoda

Descálzate y elige una prenda ancha y cómoda (no elijas ropa ajustada para meditar). Además, quítate cualquier reloj, pulsera, anillos… que puedan ser molestos.

Lugar tranquilo

Esto es fundamental. Busca un sitio tranquilo que te permita estar relajado y sin interrupciones. Puedes optar por la habitación de tu casa, el jardín … cualquier lugar es válido si te permite estar cómodo y centrado.

Postura correcta

Siéntate en el suelo con la espalda recta, sin tensiones. Esta es la postura clásica, pero hay personas que prefieren una meditación tumbados o de rodillas. Sea cual sea tu postura respira hondo, manteniendo hombros y brazos relajados.

Centrarse en un objeto

Podemos centrar nuestra atención en un objeto o en nuestra respiración, cerrando los ojos. 

Aceptar nuestros pensamientos

Es muy habitual que durante la práctica de la meditación surjan pensamientos. Todos tenemos problemas e inseguridades que vienen a nuestra cabeza de vez en cuando. Esto es algo normal y por lo tanto, debemos aceptarlo.

Aceptemos nuestros pensamientos y emociones e intentemos volver a concentrarnos en el objeto o en nuestra respiración. La meditación se centra en la idea de que el bienestar mental es un estado emergente de la aceptación de los pensamientos.

Aumentar el tiempo progresivamente

Empieza poco a poco, comienza por un par de minutos hasta conseguir llegar a los 20 minutos diarios. Piensa que 15 minutos al día es mucho mejor que 2 horas seguidas un día a la semana.

Añadir la meditación a tu rutina

Convierte la meditación en un hábito de tu vida. Es una costumbre saludable con múltiples beneficios.

Finalizar la meditación

A la hora de dar por terminada una sesión de meditación, es recomendable volver poco a poco la atención a tu alrededor para incorporarte y seguir con tu rutina diaria.

Si tienes los ojos cerrados, ve abriéndolos para que se adapten a la luz. Mueves tus manos, tus pies y tus piernas poco a poco.

Beneficios de la meditación

Algunos de los beneficios que experimenta las personas que practican la meditación es un menor estrés, una mayor creatividad, aumento de la autoestima, atención al presente y mayor estabilidad emocional.

Además, las personas que meditan tienden a ser más empáticas con los demás. Cuánto más pleno se siente uno más desea que los otros también lo estén. Por tanto, otro de los beneficios de la meditación es que nos convierte en seres más generosos y en conexión con los demás.

 

Esperamos que os haya resultado interesante nuestro post de hoy. Y recordar mantener unos hábitos de vida saludable: hidratarse bebiendo agua mineral natural, realizando actividad física diaria y cuidando la alimentación con dietas variadas y nutritivas.

Volvemos el próximo lunes con un nuevo artículo. ¡Pasad muy buena semana!

Recent Posts
Día mundial del medio ambiente