en Relajación

El 15 de agosto es festivo en España, una ocasión estupenda para disfrutar con la familia o con los amigos, desconectar y recargar pilas. Pero, además, ¿sabías que también es el Día Mundial de la Relajación? Teniendo en cuenta que estamos en pleno verano y que son muchos los que están de vacaciones, esta jornada parece perfecta para “il dolce far niente”.

 

Sin embargo, desconectar no siempre es sencillo. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) califica el estrés como una epidemia global, siendo el estrés laboral el principal problema de los trabajadores. Por otro lado, afirma que más de 260 millones de personas en el mundo tienen trastornos de ansiedad. 

 

Ante estas circunstancias, es importante entender que la relajación es indispensable. De lo contrario, tanto la salud mental como física se verá afectada y, qué mejor que comenzar con ello en el Día Mundial de la Relajación. 

 

¿Quieres saber cómo decirle adiós al estrés? ¡Te lo contamos!

 

¿Cómo celebrar el Día Mundial de la Relajación? Consejos para liberarte del estrés 

 

El estrés provoca un deterioro de la salud física y mental que puede desembocar en trastornos como úlceras, insomnio, falta de concentración, irritabilidad, problemas cardiovasculares, dolores de cabeza o patologías digestivas, entre muchas otras. 

 

Ante esto, conviene actuar para no verse desbordado. Por eso, te traemos 6 consejos para que puedas deshacerte del estrés y conseguir una mayor relajación. 

 

Apaga el móvil

 

No cabe duda de que la tecnología puede ser una gran aliada: nos conecta con amigos y familiares, facilita el trabajo… pero estar siempre pendiente del teléfono también nos genera inquietud y estrés. 

 

Por eso es conveniente que establezcas unas horas en las que puedas desconectarlo. Por ejemplo, durante la comida o a partir de una determinada hora de la noche. Así te será más sencillo relajarte y, si lo apagas, conciliarás mejor el sueño. 

 

Medita

 

Una buena manera de liberarse de la tensión acumulada y rebajar los niveles de estrés es meditar. Esto te servirá para calmar tu mente y, lo mejor, es que lo puedes hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. 

 

No le quites horas al sueño

 

Dormir es fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y descansar también ayuda a rebajar el estrés. Para conseguirlo, te recomendamos que establezcas una rutina y unos horarios para levantarte y acostarte. 

 

Además, para conciliar el sueño, es aconsejable cenar al menos una hora antes, tener una habitación con suficiente oscuridad, que esté bien ventilada y ofrezca una buena temperatura y dejar de lado la televisión o los dispositivos electrónicos 20 minutos antes de acostarse.

 

Para evitar el insomnio es bueno levantarse y acostarse siempre a la misma hora

 

Reserva unas horas al día para hacer lo que más te guste

 

Pasárselo bien es una de las grandes soluciones para desconectar y relajarse, pero es habitual que el ocio quede relegado en muchas ocasiones a un segundo plano, ya sea por exceso de trabajo o por sentirse agobiado con los problemas del día a día. 

 

Para que no te suceda, reserva siempre unas horas al día para cuidarte y disfrutar de tus aficiones, ya sea solo o en compañía de tus amigos o familiares. A veces, una buena dosis de risas son el mejor antídoto contra el estrés. 

 

Haz deporte

 

Realizar ejercicio físico tiene innumerables beneficios, sobre todo si se hacen al aire libre, fuera de nuestro entorno habitual. 

 

Ahora que estamos en verano, puedes salir a pasear, hacer running, subirte a una bici y recorrer la ciudad con calma o practicar deportes como la natación, el tenis o el voleibol. Sin duda, volverás con las pilas cargadas y con extra de motivación a tus rutinas diarias.

 

Cuida tu alimentación

 

Seguir una dieta sana también favorece la reducción del estrés. Así, es conveniente que evites las bebidas energéticas, que te provocarán el efecto contrario, y apuestes por platos saludables, comas sin prisas y masticando bien los alimentos. 

 

¿Es verdad que beber agua reduce el estrés?

 

¡Efectivamente! Además de los problemas cotidianos, existe otro factor que puede contribuir al estrés y que muchos no conocen: la deshidratación

 

Cuando no ingerimos el suficiente líquido se incrementan los niveles de las hormonas del estrés, como el cortisol, ya que el cuerpo considera que se encuentra en una situación de peligro. Además, al estar estresados bebemos menos y, si lo hacemos, suelen ser bebidas estimulantes, lo que aumenta el nerviosismo. 

 

Así, beber agua ayuda en la relajación, reequilibrando cuerpo y mente. Acostúmbrate a llevar siempre tu botella de agua contigo, sobre todo ahora en verano, para mantener unos niveles óptimos de hidratación en tu organismo. 

 

Y, recuerda, lo mejor es el agua de mineralización muy débil como Agua Sana ya que es pura desde su origen, no tiene ningún elemento químico o procesado y te ofrece numerosos minerales esenciales y oligoelementos. 

 

¿Preparado para decirle adiós al estrés y dar la bienvenida a la relajación? Esperamos que este post te haya ayudado y te sirva para establecer una nueva rutina en la que se quede fuera el estrés. 

Además, si quieres desconectar tu mente de la rutina diaria te invitamos a relajarte con Agua Sana. ¡Visita nuestra página de juegos y diviértete!

Recommended Posts