en Salud

En los últimos tiempos se ha producido un incremento significativo de casos de sobrepeso y obesidad en la población que ha hecho que otros problemas de salud, como la diabetes de tipo 2, haya aumentado hasta el punto de que muchos nutricionistas pronostican una epidemia de esta enfermedad en las próximas décadas. Sumado a esto, la diabetes de tipo 1 se está diagnosticando también cada vez más a pesar de ser menos común. Por eso es importante conocer cuáles son aquellos hábitos de vida saludable para convivir con la diabetes o incluso para prevenirla. 

 

La diabetes aparece cuando se elevan demasiado los niveles de glucosa en sangre (hiperglucemia). En ocasiones puede darse el caso de un índice elevado sin que aparezcan otros síntomas, sin embargo, siempre deberíamos tener esto en cuenta para empezar a cuidarnos y modificar nuestros hábitos. 

 

¿Cómo controlar el nivel de glucemia en sangre?

 

Sin duda, la parte más importante para controlar el índice de azúcar es controlar nuestra alimentación a base de una dieta baja en grasas y rica en carbohidratos complejos, pero no solo eso, también resultará muy necesario adaptarse a un programa de ejercicio y de control de peso que suele venir acompañado de una restricción de calorías.

 

Una de las creencias más extendidas con respecto a los diabéticos es no deben comer dulces. Sin embargo, lo que necesita comprender es que sus complicaciones llegan cuando ingiere alimentos que contienen un elevado índice glucémico, como puede ser el pan blanco, los zumos, los azúcares simples o gran cantidad de alimentos ultraprocesados. 

 

Por ello, si quieres empezar a controlar tu nivel de glucemia para convivir con la diabetes deberías optar por todos aquellos alimentos que tengan un alto contenido en fibra, ya que son los que poseen un menor índice glucémico. Entre ellos están las legumbres, frutas, verduras y todos los granos enteros.

 

Consejos para convivir con la diabetes

 

Además de mantener una alimentación saludable, variada y personalizada y controlar la cantidad de azúcares simples que consumes, existen una serie de recomendaciones muy interesantes tanto si ya te han diagnosticado una diabetes como si quieres prevenirla.

 

Modera tu consumo de alcohol

 

Bebidas como la cerveza, el vino dulce, la sidra dulce o los licores tienen gran cantidad de azúcar y por eso deberías reducir al máximo su consumo. Otras bebidas como el whisky, los vinos más secos o la sidra natural sí que se pueden tomar de forma ocasional y con moderación por su bajo índice glucémico. 

 

Intenta comer siempre a las mismas horas

 

Marcar un horario para las comidas del día contribuirá a tener un mejor estado metabólico, además, si realizas cinco comidas al día conseguirás un mayor equilibrio de tus niveles de glucosa en sangre.

Para convivir con la diabetes, los autoanálisis de glucemia son fundamentales

Controla tu peso

 

El sobrepeso y la obesidad son dos de los problemas que peor conviven con la diabetes ya que pueden ocasionar complicaciones de todo tipo incluyendo cardiopatías severas. Por eso es importante intentar perder peso mediante una limitación calórica. 

 

Habitúate a hacer ejercicio

 

El deporte es beneficioso para todos los que lo practican, pero para los diabéticos se convierte en una práctica casi imprescindible. Gracias a ello disminuye la hiperglucemia, mejora la sensibilidad a la insulina y ayuda a perder peso. Todo ventajas. 

 

Cuida tus pies

 

La diabetes puede ocasionar la aparición de erosiones, infecciones en los pies e incluso, en el peor de los casos, gangrena, así que debes mantener una rutina de cuidado diario que incluya lavarlos con agua templada, cortarse las uñas con cuidado y utilizar un calzado cómodo y ancho y calcetines que no aprieten.

 

Revisa tu vista periódicamente

 

Para convivir con la diabetes, es importante comprobar habitualmente el estado de la retina ya que existen más probabilidades de sufrir dolencias como la aparición de cataratas o la retinopatía diabética. 

 

Acostúmbrate a medir tus índices de glucosa en casa

 

Los autoanálisis aportan información sobre el nivel de glucemia y eso permite un autocontrol de la enfermedad que sirve para introducir variaciones en la dieta, ajustar los niveles de insulina (cuando es necesario tratarse con ella) o incluso la cantidad de ejercicio que deben realizar. 

 

Además, anotando los resultados y compartiéndolos con un médico o un nutricionista, se puede lograr una visión más completa entre todos.  

 

Vigila las hipoglucemias e hiperglucemias

 

Conocidas coloquialmente como subidas y bajadas de azúcar son crisis causadas por una alteración muy fuerte y repentina de los niveles de azúcar en sangre y ambas son muy peligrosas. Cuando se sufre una hipoglucemia es importante subir rápidamente ese índice tomando algún refresco, un zumo de frutas o unas galletas. En el caso contrario, cuando se produce una subida demasiado rápida hay que recurrir a la insulina. 

Además de todos estos consejos para convivir con la diabetes, no hay que olvidar que también es altamente aconsejable mantener siempre un buen nivel de hidratación para que los diabéticos no sufran complicaciones. Para ello se recomienda siempre beber entre 2 y 2,5 litros de agua al día y a poder ser de un agua de mineralización muy débil como Agua Sana.

Recommended Posts
Existen errores al beber agua que debemos evitar