en Salud

Como seguramente sabes, una de las recomendaciones más habituales con respecto a beber agua es la de tomar al menos entre dos y dos litros y medio diarios, pero ¿alguna vez te has planteado si estás cometiendo algún fallo cuando lo haces? Porque sí, existen unos cuantos errores al beber agua que deberías evitar a toda costa. 

 

El consumo de agua es fundamental y siempre es la mejor opción para mantener tu cuerpo en los niveles óptimos de hidratación. Además, te ayuda a mantener un estilo de vida saludable y tiene tantos beneficios y en tantos niveles diferentes que es muy difícil resumirlos todos, pero cuidado, debes tener en cuenta algunos factores que podrían ser problemáticos. 

 

¿Quieres saber más? Atento, porque desde Agua Sana te lo contamos todo. 

 

¡Vamos allá!

 

¿Cuáles son los principales errores al beber agua que puedes cometer?

 

Entre esos errores al beber agua, existen algunos muy comunes y a los que no solemos prestar atención y otros poco conocidos, pero igual de importantes. 

 

¡Toma nota!

 

Beber demasiada agua de una sola vez

 

Seguro que te suena esta imagen: llegas a casa exhausto después de una jornada muy larga y de haber consumido un montón de energía, entras en la cocina, coges la botella y empiezas a beber y a beber y cuando te das cuenta estás a punto de terminarla. 

 

Ya sabemos que beber una buena cantidad de agua al día tiene efectos positivos para nuestro organismo y que, además, podemos saber en cada momento del día si estamos teniendo un consumo apropiado gracias al color de la orina, ya que cuanto más transparente sea su tono más cerca estaremos de esa ingesta ideal. Pero ojo, sin llegar a la falta de coloración total, lo ideal sería un amarillo claro. 

 

Si bebes demasiado de golpe podrías llegar a provocarte lo que se conoce como una intoxicación por agua en el cuerpo. Ese exceso que estarías añadiendo no se elimina, ya que los riñones no tienen capacidad suficiente y el agua permanecería en el cuerpo haciendo que la sangre se diluyese. 

 

Pero no te alarmes, para que algo así tuviese consecuencias fatales, deberías estar consumiendo más de cinco litros de agua al día. Será suficiente con que vayas controlando tu sed. 

 

Beber agua excesivamente fría

 

Otra escena clásica es la de la botella de agua guardada en la nevera durante todo el verano o incluso el vaso de agua con un par de hielos para los días más calurosos de la época estival. Hay que tener mucho cuidado con esto ya que es uno de los errores al beber agua más habituales. 

El agua fría o muy fría puede darnos una gran sensación de frescor, pero esa es una sensación que no va más allá de la boca y el efecto que produce en nuestro organismo es el contrario al deseado: nuestro cuerpo busca siempre mantener una temperatura interna equilibrada y al detectar un elemento frío tendrá que generar calor para contrarrestarlo.

Otro de los fallos al beber agua es ingerirla en grandes cantidades o demasiado rápido

Beber demasiado deprisa

 

Hay ocasiones, cuando terminamos de entrenar o cuando hemos estado al sol mucho tiempo, que tenemos la tentación no solo de bebernos toda una botella de golpe, sino que además queremos hacerlo en pocos segundos pensando que así nos refrescaremos y recuperaremos mucho antes. 

 

Pero ojo, hay que ser muy precavidos con esto. Beber demasiado rápido hace que la saliva se diluya mucho y eso afecta de forma significativa a tu digestión porque estarás haciendo que su función, la de estimular los jugos del estómago, se vea mermada. 

 

Eso impedirá que tu cuerpo absorba correctamente el líquido, tu vejiga se llenará a gran velocidad y toda esa agua la orinarás sin absorber nutrientes y sin almacenarse. Además, la sensación de frescor se irá enseguida y podría sustituirse por una sensación de hinchazón bastante desagradable. 

 

Beber demasiado poco

 

Como decíamos al principio, es conocido por casi todos que el consumo ideal de agua ronda los dos o dos litros y medio diarios, aunque en realidad la cantidad exacta que cada uno debería tomar puede variar en función de la constitución corporal, la temperatura ambiente, la humedad y la cantidad de ejercicio que se realice. No es lo mismo lo que debe beber un atleta en verano que entrena con una temperatura superior a veinticinco grados, que alguien que trabaja en una oficina en invierno y lleva una vida más sedentaria. 

 

De un modo u otro, hay mucha gente que no consigue beber lo suficiente en su día a día. Esto puede tener varios efectos negativos sobre la circulación sanguínea, la concentración de la orina, el color y elasticidad de la piel e incluso la concentración mental

 

Y es que de todos los errores al beber agua que se cometen es posible que el de beber menos de lo que nos corresponde es el que podría resultar más perjudicial a corto y medio plazo. Los peligros de estar poco hidratado son muchos y pueden llegar a causar efectos muy desagradables. 

 

Por eso te recomendamos siempre que recuerdes beber agua varias veces al día, no lo hagas muy deprisa ni toda de golpe y tampoco la tomes muy fría, aunque creas que eso acabará antes con la sed es solo una sensación. Por supuesto te aconsejamos que siempre escojas un agua de mineralización muy débil como Agua Sana por su bajo contenido en sodio y por todas sus propiedades que la hacen ideal para toda la familia. 

 

¡Esperamos que este post con los diversos errores al beber agua te haya sido de utilidad!

Recommended Posts
Entre los hábitos para una vida más saludable se encuentra la hidrataciónPara mejorar la salud y convivir con la diabetes es importante llevar una alimentación variada y equilibrada