en Equilibrio natural

¿Sabías que las digestiones pesadas afectan al 20-40% de la población? Y, pese a que en la mayoría de los casos no obedece a enfermedades graves, sino a malos hábitos alimenticios, sí que provoca malestar y falta de vitalidad. De hecho, entre sus síntomas se encuentran el ardor, los gases, la sensación de hinchazón o diversas molestias digestivas. 

 

Si quieres combatir las digestiones pesadas, no te pierdas este artículo. Te damos los mejores consejos para conseguirlo. 

 

¡Vamos allá!

 

La digestión pesada: causas y síntomas 

 

La digestión pesada se produce cuando el proceso digestivo es más lento de lo habitual, es decir, los alimentos se quedan en el estómago más tiempo. 

 

Esto, a su vez, produce diversos síntomas, entre los que destacan:

 

  • Malestar abdominal, dolor y quemazón epigástrico o ardor
  • Náuseas y vómitos
  • Sensación de pesadez
  • Gases y flatulencias
  • Dolor de cabeza o problemas para conciliar el sueño

 

Por lo general, sucede al ingerir más comida de la necesaria, comer rápido o en horas a las que no se está acostumbrado. Además, se puede dar cuando las comidas son muy copiosas o cuando se siguen unos malos hábitos alimenticios

 

Hay que tener en cuenta que las molestias estomacales suelen aumentar con la edad, ya que disminuye la secreción gástrica, algo que también ocurre cuando se toman determinados antibióticos o cuando hay una enfermedad crónica.  

 

En este sentido, existen otros factores que pueden desencadenar una digestión pesada:

 

  • Alergias o intolerancias alimentarias
  • Enfermedades del aparato digestivo 
  • Gastritis emocional
  • Hábitos de vida poco saludables 

 

¿Crees que sufres de digestiones pesadas? A continuación, te ofrecemos los mejores consejos para evitarlas y recuerda, si sospechas que la mala digestión se puede deber a una patología, no dudes en acudir a tu médico.  

 

5 consejos para combatir las digestiones pesadas 

 

Los expertos lo tienen claro: lo mejor para evitar las digestiones lentas es llevar una dieta sana y equilibrada, rica en fibra, vegetales y alimentos con prebióticos y pobre en grasas saturadas, alimentos ultraprocesados y precocinados. 

 

Por supuesto, tienes que saber que las bebidas con gas, el alcohol, las carnes grasas, el marisco o los condimentos y salsas pueden contribuir a las digestiones pesadas. Además, la forma de cocinar los alimentos también influye. Así, es aconsejable evitar las frituras y apostar por las comidas a la plancha, asadas, hervidas o cocidas.  

 

Del mismo modo, se recomienda evitar alimentos muy salados o azucarados, ya que pueden irritar el estómago y, por tanto, producir molestias estomacales. 

 

Además, hay determinados consejos que puedes seguir para combatirlas. 

 

Comer despacio

 

¿Sabías que comer rápido hace que traguemos aire y no mastiquemos correctamente los alimentos? Esto puede provocar digestiones pesadas, por lo que es aconsejable comer despacio y masticando adecuadamente. 

 

Las infusiones, grandes aliadas

 

¿Otro consejo para combatir las digestiones pesadas? Existen determinadas plantas que favorecen la digestión, como la manzanilla, la menta, el jengibre, la melisa o el hinojo. 

 

Así, puedes prepararte una infusión y tomarla después de las comidas. ¡Te sentará fenomenal!

Las infusiones de menta o manzanilla son ideales para evitar digestiones lentas

Beber agua

 

Hidratarse es fundamental para que el organismo funcione correctamente. De ahí que sea importante beber entre 2 y 2,5 litros de agua al día. 

 

Además, una buena idea para combatir las digestiones pesadas es ingerir un vaso de agua al levantarse, así como entre horas. ¿La razón? Tomar agua nada más levantarse ayuda al vaciado intestinal y beber entre horas sirve para eliminar líquidos. 

 

En este sentido, te recomendamos que apuestes por el agua de mineralización muy débil como Agua Sana. Por un lado, porque es baja en sodio y minerales, lo que favorece la digestión. Por otro, porque es completamente natural. De esta manera, siempre sabrás lo que estás bebiendo. ¡Del manantial a tu mesa!

 

No te acuestes después de comer…

 

… ni hagas ejercicio intensivo. Lo mejor es dar un paseo para favorecer la digestión, pero sin llevar a cabo una actividad física potente. 

 

Por otro lado, recuerda que las cenas tienen que ser ligeras y deben hacerse con tiempo suficiente para realizar la digestión antes de acostarse. De lo contrario, puede provocar molestias estomacales. 

 

Incluye la fibra en tu dieta

 

La fibra ayuda a mejorar el tránsito intestinal y, por supuesto, a combatir las digestiones pesadas. Por ello, como postre, puedes ingerir frutas como el kiwi, las ciruelas, la papaya o la piña, así como la manzana y el plátano

 

¿Qué te ha parecido este post con consejos para combatir las digestiones pesadas? Como ves, lo mejor es seguir una dieta saludable y evitar las grasas saturadas, los alimentos procesados, el exceso de sal, azúcar y las bebidas carbonatadas, entre otros. Además, también es bueno ingerir abundante agua, al igual que apostar por determinadas infusiones y frutas que mejoran el tránsito intestinal.  

 

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad y que consigas decir adiós de una vez por todas a la pesadez estomacal.

Recommended Posts
Detectar a tiempo una enfermedad del riñón es clave