en Momentos de vida sana

Junio es el mes de los exámenes. La selectividad y las pruebas de fin de curso hacen que los alumnos deban dedicar largas horas al estudio con el fin de obtener los mejores resultados posibles. Y, en este sentido, la hidratación en el estudio es un aspecto clave en la concentración y rendimiento de los jóvenes. 

 

¿Quieres saber por qué es tan importante y qué ocurre cuando no se ingieren las cantidades adecuadas de líquido? ¿O los consejos para mantener una buena hidratación durante las horas de estudio? Presta atención, porque desde Agua Sana te lo contamos todo. ¡Sigue leyendo!

 

La importancia de la hidratación en el estudio

 

El cuerpo está compuesto en un 60% de agua, una cifra que asciende al 85% si hablamos del cerebro. Por eso no es de extrañar que sea especialmente sensible a pequeños desequilibrios hídricos. 

 

Así, para mantener un correcto funcionamiento cognitivo, es fundamental beber entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día. Por supuesto, aunque en su mayoría puede ser agua, también es posible combinarlo con otro tipo de refrescos saludables como los tés o las infusiones, así como con alimentos de alto contenido en agua: frutas, vegetales, verduras…

 

Gracias a esto, se mejoran los niveles de concentración y rendimiento de los estudiantes, un aspecto vital para afrontar con éxito los exámenes, la prueba de selectividad o las oposiciones. Además, también ayuda en las tareas de memorización, a mantener la atención y a estar alerta

 

En definitiva, está más que probado que la hidratación en el estudio es de vital importancia.  

 

Consejos para una buena hidratación en el estudio 

 

Ahora que ya sabes por qué se debe mantener una adecuada hidratación en las jornadas de estudio, veamos algunos consejos para lograrlo y para mejorar la ingesta de líquidos

  • Beber entre 2 y 2,5 litros de líquido al día. Esto no solo mejora el rendimiento, sino también la concentración. 
  • La ansiedad o el estrés de los exámenes inhibe la sensación de sed. Por eso, es importante beber de manera regular para que los procesos cognitivos funcionen correctamente. ¿Lo mejor? Hacer pausas de 10 o 15 minutos cada dos horas y aprovechar para hidratarse. 
  • También es fundamental cuidar la nutrición y apostar por una dieta variada y equilibrada con un alto contenido de agua. Por otro lado, durante las jornadas de estudio se puede consumir fruta o frutos secos. 
  • En ambientes cálidos se debe incrementar la ingesta de agua con el fin de mantener un adecuado aporte hídrico, así como en lugares con aire acondicionado. 
  • Para no perder de vista la hidratación en el estudio, es recomendable tener siempre a mano una botella de agua. De esta manera, es mucho más sencillo que la ingesta de líquidos se convierta en un hábito. 
  • Por supuesto, se debe evitar el consumo de alcohol, ya que provoca deshidratación y una reducción en la concentración, clave para el estudio. 

No recibir un buen aporte hídrico durante el estudio afecta al estado de ánimo

¿Cuáles son las consecuencias de no hidratarse correctamente durante el estudio? 

 

Hasta ahora hemos mencionado las ventajas de mantener una buena ingesta de líquidos durante las jornadas de estudio. Pero, ¿qué ocurre cuando no se hace? ¿Qué consecuencias tiene para el organismo?

 

A medida que el organismo pierde agua, la capacidad intelectual disminuye progresivamente, por lo que se reduce la concentración y el rendimiento, siendo más difícil prestar atención, memorizar o retener diversos conceptos. 

 

De hecho, con pérdidas del 1% se incrementan los tiempos de reacción y se reduce la capacidad de memorización, mientras que a partir del 2% disminuye la atención y aumenta la fatiga física y mental. Por otro lado, si se llega al 3% pueden aparecer dolores de cabeza o desorientación.  

 

Además, ¿sabías que también afecta de manera negativa al estado de ánimo? No recibir un adecuado aporte hídrico provoca la aparición de ansiedad y estrés, así como una mayor sensación de tristeza. Del mismo modo, puede ocasionar confusión, malestar y cansancio. 

 

Agua Sana, agua de mineralización muy débil apta para toda la familia 

 

Como ves, una correcta hidratación es clave para incrementar el rendimiento de los estudiantes. Y, en este sentido, lo mejor es apostar por agua de mineralización muy débil Agua Sana

 

Con diferentes formatos y envases, se adapta a las necesidades de cada persona, pudiendo ser utilizados en cualquier ocasión. Además, tienes que saber que es un agua completamente natural. Así, se recoge de manantiales subterráneos libres de contaminación y se embotella siguiendo los más altos estándares de calidad con el fin de que no pierdan sus propiedades. 

 

En definitiva, se trata de una opción ideal para toda la familia, de niños a mayores. Y, como no podía ser de otra manera, es adecuada para la preparación de alimentos infantiles. 

 

Esperamos que este post sobre la importancia de la hidratación en el estudio te haya sido de utilidad y te ayude a mejorar tu aporte hídrico a lo largo del día y, por supuesto, en tus jornadas de estudio.

Recommended Posts
Las rutas de senderismo en Galicia como Pedras Negras o la Ruta de los Faros son impresionantes