en Equilibrio natural

La hidratación es clave para que el organismo funcione correctamente. De hecho, la cantidad diaria recomendada se encuentra entre los 1,5 litros y los 2 litros. Sin embargo, para lograr mayores beneficios, es importante conocer cuáles son los mejores momentos del día para beber agua

 

¿Quieres saberlos? Entonces, no te pierdas este post de Agua Sana, porque te lo contamos todo. 

 

¡Vamos allá!

 

¿Cuáles son los mejores momentos del día para beber agua?

 

Bebe agua al despertarte

 

Durante la noche, el organismo se va deshidratando y, empezar el día bebiendo un vaso de agua, es la mejor manera de activar el cuerpo

 

Además, este pequeño hábito tiene más ventajas. Por un lado, ayuda a los riñones a eliminar toxinas y, por otro, aporta un extra de energía para empezar con ganas la jornada. Del mismo modo, es muy beneficiosa para el cuidado de la piel, ya que favorece su elasticidad, y también facilita la digestión en el desayuno. 

 

Como ves, consumir agua en ayunas tiene todo tipo de efectos positivos en la salud y se trata de un hábito muy sencillo de incluir en tu día a día. ¿Te animas a probarlo?  

 

Ingiere un vaso de agua antes de comer

 

¿Otro de los mejores momentos del día para beber agua? ¡Antes de las comidas! Gracias a esto mejoras la digestión, hidratando el estómago, protegiéndolo de la temida acidez y consiguiendo que se prepare para recibir los alimentos. Por supuesto, también permite que cuente con la energía adecuada para absorber los nutrientes correctamente. 

 

Además, ayuda a que se activen las papilas gustativas, haciendo que las comidas tengan un mejor sabor. 

 

Consume agua entre horas

 

La deshidratación produce malestar y fatiga. Esto, por increíble que parezca, puede provocar que el estómago se sienta vacío, aunque no lo esté. Por ello, te recomendamos que bebas un vaso de agua o dos antes de ingerir cualquier alimento entre horas. De este modo podrás comprobar si te faltaba hidratación o tienes hambre. 

 

En este sentido, el agua también es un gran aliado contra el cansancio. Por ello, nada mejor que beber para recuperar la energía a lo largo de la mañana y de la tarde y aumentar tu productividad durante tus jornadas laborales o tus quehaceres diarios. 

 

Hidrátate antes, durante y después de hacer ejercicio

 

Evidentemente, es fundamental mantenerse hidratado cuando se realiza ejercicio y beber suficiente agua, aunque no se tenga sed. 

 

Así, la hidratación antes de la actividad física permite preparar el organismo para un mayor esfuerzo y, al mismo tiempo, lo regula térmicamente para que no existan picos elevados de temperatura. 

 

Durante los entrenamientos es aconsejable apostar por el agua o las bebidas deportivas con el fin reponer los líquidos y electrolitos perdidos, así como para mantener unos niveles adecuados de glucosa en sangre. En este punto, si te decantas por el agua, la Federación Española de Actividades Dirigidas y Fitness (FEDA) recomienda añadirle un poco de azúcar para que asimile rápidamente el agua y el sodio.  

Por supuesto, también es conveniente rehidratarse al finalizar el ejercicio, lo que te servirá para incrementar la recuperación muscular.

Beber agua mientras se hace deporte es clave para reponer los líquidos y electrolitos perdidos

El agua, indispensable si te sientes enfermo o con las defensas bajas

Cuando estás enfermo o con las defensas bajas tienes que ingerir muchos líquidos con el fin de evitar la deshidratación y compensar la pérdida hídrica provocada por la fiebre, los vómitos o la diarrea. Además, servirá para paliar los síntomas asociados a la patología, mantener un buen funcionamiento del organismo y eliminar toxinas, lo que permitirá aumentar el tiempo de recuperación.

Por supuesto, se puede compaginar la ingesta de agua con otro tipo de líquidos, desde caldos o sopas, hasta infusiones. 

Toma un vaso de agua antes de la ducha

 

Beber un vaso de agua aproximadamente media hora antes de darte una ducha o un baño te ayudará a evitar una bajada de la presión sanguínea causada por los cambios de temperatura. 

 

Bebe agua antes de acostarte

 

Cuando te vayas a acostar no dudes en beber agua. Sin duda, lo mejor para mantener la hidratación durante la noche. Además, también servirá para disminuir las posibilidades de sufrir calambres musculares durante el descanso o incluso reducir el riesgo de padecer un infarto o derrames cerebrales.  

 

¿Qué te ha parecido este post sobre los mejores momentos del día para beber agua? Esperamos que te sea de utilidad y recuerda incluir todas estas rutinas para conseguir una buena hidratación, un factor clave sentirse lleno de energía y con buena salud. 

 

Además, te recomendamos que, tanto en casa como en el trabajo, tengas a mano siempre una botella de agua con el fin de no olvidarte de beber y si es Agua Sana… ¡mucho mejor! Sin duda, un agua apta para toda la familia, completamente natural y libre de procesados químicos. Agua Sana cuida de ti y de los tuyos. 

Recommended Posts
Cuidar la salud durante el embarazo aportará bienestar a nivel físico y mental