en Equilibrio natural

La Semana Santa es una fecha en la que, tradicionalmente, solemos disfrutar de unos días de descanso que aprovechamos para realizar alguna escapada, ya sea dentro de nuestra comunidad autónoma o fuera de ella. En este sentido, el vehículo suele ser el transporte más utilizado para los desplazamientos, llegando a pasar largas horas en la carretera. 

 

Por este motivo, es importante conocer la importancia que tiene la hidratación en la conducción. Sin duda, un aspecto fundamental para aumentar la seguridad al volante no solo de los particulares, sino también de los profesionales, desde los conductores de autobús, hasta los taxistas. 

 

Evidentemente, debido a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19, la movilidad queda restringida en todo el país y, entre el 26 de marzo y el 9 de abril, los desplazamientos a otras comunidades autónomas no se permiten. Sin embargo, cuando se supere la pandemia y podamos viajar de nuevo, conviene hacerlo siempre con las máximas garantías y, el agua, es clave para conseguirlo.

 

¿Quieres saber más? ¡Te lo contamos todo!

 

La importancia de la hidratación en la conducción

 

La hidratación es clave para un correcto funcionamiento del organismo, de ahí que sea conveniente beber entre 2 y 2,5 litros de agua al día

 

Pero, ¿es tan relevante en la conducción? Efectivamente. No hay que olvidar que, en el cerebro, el agua supone un 85%. Además, cuando estamos al volante, realizamos un gran esfuerzo mental, por lo que consumimos una gran cantidad de energía. Por estos motivos, cualquier síntoma de deshidratación nos puede afectar notablemente, siendo más lentos en las respuestas, notando fallos en la memoria o reduciendo nuestros niveles de atención. 

 

Una buena hidratación mejora la seguridad al volante, ya que nos ayuda a estar alerta, tanto a nivel físico como mental, reducir la fatiga y, por supuesto, mantener nuestra concentración en la carretera. En definitiva, el agua proporciona bienestar y un buen rendimiento en todas las situaciones, y, como era de esperar, también cuando conducimos. 

 

¿Cuáles son los principales síntomas de deshidratación?

 

La falta de hidratación en la conducción no tiene efectos positivos. Es más, provoca desde mareos y fatiga, hasta dolor de cabeza y somnolencia. Todo esto se traduce en un aumento de las probabilidades de sufrir cualquier tipo de accidente ya que se reduce nuestra capacidad física y cognitiva, incrementando el tiempo de reacción ante un imprevisto. 

 

Piensa que, como te adelantamos, en el cerebro el agua supone un 85%, por lo que es muy sensible ante la deshidratación y, de hecho, con tan solo un 1 o un 2% de falta de agua en el organismo ya se pueden notar ciertos síntomas (menor atención al volante, reacciones más lentas…).  

 

En resumen, los síntomas de la deshidratación son:

 

  • Boca seca
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Fatiga
  • Confusión
  • Somnolencia

 

¿Y cuáles pueden ser sus consecuencias? Entre los errores más comunes que cometen los conductores cuando no están adecuadamente hidratados se encuentran, entre otros:

 

  • Salida involuntaria del carril
  • Se frena demasiado tarde
  • Se toca o rebasa la línea del arcén

 

Como es de esperar, todas estas situaciones pueden provocar accidentes, por lo que es muy importante beber agua tanto antes de salir de viaje, como en las horas que nos pasemos frente al volante.

El agua mineral natural es la mejor opción para evitar la deshidratación

Consejos para mantener una correcta hidratación en la conducción

 

Antes de subirnos al coche y comenzar el viaje, es recomendable beber, al menos, 100 ml de agua. Esto nos ayudará a estar perfectamente hidratados y nos permitirá tener una correcta capacidad de reacción, atención y concentración en la carretera. 

 

Por supuesto, también es clave llevar una botella de agua mineral natural en el vehículo. De esta manera podemos beber agua durante todo el trayecto. En concreto, se recomienda ingerirla a pequeños sorbos (sobre 50 centilitros) cada 20 o 30 minutos y, por supuesto, no esperar a tener sed. 

 

Otras recomendaciones para viajar seguros

 

 

  • Dormir entre 7 y 8 horas el día antes del trayecto
  • Revisar el estado general del vehículo (presión de los neumáticos, colocación del equipaje…)
  • Circular por vías en buen estado
  • Evitar comidas copiosas, ya que pueden generar somnolencia, hacernos sentir incómodos y, por tanto, reducir la seguridad al volante. 
  • Evitar distracciones como, por ejemplo, usar el teléfono móvil mientras conducimos o programar el GPS. 
  • Llevar el cinturón de seguridad y, por supuesto, respetar todas las normas de tráfico.
  • Preparar la ruta y conocer no solo el tiempo que llevará, sino también las condiciones meteorológicas en las que se va a circular.  

 

 

Agua mineral natural, tu gran aliada en la conducción

 

El agua mineral natural es una gran aliada para mantener una buena hidratación en la conducción. Por un lado, porque es completamente natural, sin tratamientos ni procesados químicos, sabiendo en todo momento qué estás ingiriendo. Por otro, porque se comercializa en diversos formatos, pudiendo escoger la que mejor se ajuste a tus necesidades. 

 

Además, el agua de mineralización muy débil como Agua Sana es adecuada para toda la familia. Al ser baja en minerales y sodio, es una opción ideal para todos, de pequeños a mayores. 

Recommended Posts
Otro de los mejores momentos del día para beber agua es antes de cada comida, para ayudar a la digestiónEl baby led weaning es un método de alimentación a demanda del bebé