en Equilibrio natural

En muchas ocasiones, cuando existe algún tipo de dolencia que afecta a nuestra salud, el organismo envía determinadas señales de alerta. Esto también ocurre cuando existe una enfermedad del riñón

 

Así, es vital estar atento a estos indicios para atajar la patología cuanto antes y desde Agua Sana te contamos qué síntomas no debes pasar por alto. Por supuesto, si crees que puedes tener algún problema renal, es importante que se lo comentes a tu médico para que evalúe tu situación y te ofrezca las pautas necesarias que debes seguir. 

¿Por qué son importantes los riñones? 

 

Los riñones realizan diversas funciones de gran importancia entre las que se encuentran: 

 

  • Filtración de la sangre.
  • Eliminación del exceso de líquido y toxinas que se producen en el organismo para transformarlos en orina. 
  • Controlar la presión arterial.
  • Equilibrar las diversas sustancias que se encuentran en la sangre como el sodio o el potasio. 
  • Producir hormonas como la eritropoyetina (estimula la producción de glóbulos rojos), renina (regula la presión arterial) o calicreína.
  • Transformar la vitamina D en calcitriol, lo que permite que el calcio se mantenga en los huesos. 

 

Por esto, es fundamental que funcionen correctamente. De ellos dependen la salud de nuestro organismo. 

 

Enfermedades renales más comunes

 

  • Cálculos renales. Las piedras en el riñón son una patología habitual entre la población y se da cuando se acumulan minerales en los riñones. Aunque en ocasiones no tiene síntomas, si la piedra es grande, es común que produzca dolor. 
  • Infecciones de las vías urinarias. Esta dolencia también es bastante común y es causada por bacterias que se propagan por los riñones, la vejiga, los uréteres o la uretra. 
  • Quistes renales. Estos son sacos llenos de líquido que se forman en los riñones. Normalmente son quistes simples, comunes en personas de edad avanzada, y que no provocan síntomas ni complicaciones. En ocasiones sí que se pueden deber a una enfermedad, como en el caso de la poliquistosis renal
  • Insuficiencia renal aguda. La enfermedad renal aguda ocurre cuando los riñones dejan de funcionar y, por tanto, de llevar a cabo sus funciones. Por ello, es importante tratarlo cuanto antes.
  • Cáncer de riñón. Se da cuando las células malignas crecen y se multiplican en los riñones.

Los riñones filtran la sangre y eliminan toxinas y exceso de líquidos

Señales que avisan de una enfermedad del riñón 

 

Como te adelantamos, cuando existe un problema de salud, es habitual que el cuerpo mande determinadas señales de advertencia. Pues bien, en el caso de los riñones también ocurre y es importante estar atentos. 

 

De esta manera se logra un diagnóstico precoz, vital para evitar complicaciones y atajar la dolencia cuanto antes. 

 

Cambios en la micción 

 

Tener la sensación de no vaciar por completo la vejiga cuando se va al baño, aumentar o disminuir la frecuencia de las micciones, dolor en la zona baja del vientre o dolor al orinar son algunas de las señales de que los riñones no funcionan a pleno rendimiento. 

 

Del mismo modo, también hay que estar atentos al aspecto de la orina: presencia de sangre, color muy claro o espumosa.  

 

Retención de líquidos

 

Los riñones se encargan de eliminar toxinas y líquido del organismo, transformándolos en orina. Si no realizan esta función adecuadamente, puede traer consigo la temida retención de líquidos, haciendo que se hinchen las piernas, los tobillos, los pies, la cara o las manos

 

Esto, a su vez, puede provocar cansancio y fatiga. 

 

Anemia

 

Otra de las señales que pueden ser cruciales para detectar una enfermedad del riñón es la aparición de anemia. 

 

Los riñones producen eritropoyetina, una hormona imprescindible en la formación de glóbulos rojos, encargados de llevar el oxígeno de los pulmones a todo el cuerpo. Pues bien, si existe un fallo renal, disminuye la producción de esta sustancia y de glóbulos rojos, lo que puede incrementar el cansancio, la debilidad o incluso la sensación de ahogo a la hora de realizar actividades cotidianas. 

 

Presión arterial alta

 

Entre las principales funciones renales se encuentra la regulación de la presión arterial. Por eso, si no trabajan adecuadamente, produce un aumento de la tensión arterial, dando lugar a la hipertensión.

 

Mal sabor de boca

 

Debido a un aumento de la urea en la saliva se puede sentir un sabor metálico en la boca, así como tener un aliento con olor a amoniaco. 

 

Dolor en los lumbares

 

Uno de los síntomas más comunes cuando se tienen piedras en el riñón es la aparición de un dolor punzante en la zona lumbar que, a veces, desaparece al orinar. A diferencia de la lumbalgia, la molestia es de un solo lado, constante y profunda. 

 

Picor en la piel

 

Al no eliminar de manera eficaz los desechos del organismo, la enfermedad del riñón se puede manifestar dando lugar a picores en la piel (prurito). 

 

Náuseas y vómitos

 

La insuficiencia renal también provoca náuseas, vómitos, pérdida de peso y de apetito. 

 

La prevención en las enfermedades renales

 

Según la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón es vital seguir un estilo de vida saludable, llevando una dieta sana, reduciendo el consumo de sal, los excesos de grasa y el tabaco o el alcohol. Además, es importante realizar actividad física.

 

Del mismo modo, es fundamental llevar controles periódicos de tensión arterial y los niveles de glucosa, lo que ayudará a detectar posibles enfermedades del riñón a tiempo. 

 

Finalmente, también es fundamental dejar de lado las bebidas azucaradas. En su lugar se puede consumir agua y, en el caso de que se tengan piedras en el riñón, apostar por agua de mineralización muy débil como Agua Sana. Al ser baja en minerales, el organismo procesa mejor las sales y, al tener un efecto diurético, es de gran ayuda a aquellas personas con cálculos renales o urinarios. 

 

Esperamos que este post te haya sido de utilidad y recuerda, Agua Sana cuida de ti y de tu familia.

Recommended Posts
El baby led weaning es un método de alimentación a demanda del bebé