en General

Una buena manera de que los niños se entusiasmen con la comida es hacerlos partícipes de todo el proceso. Así, además de pasar tiempo en familia y divertirse, disfrutan de las recetas mucho más. Por otro lado, no hay que olvidar que es una ocasión especial para enseñarles la importancia de seguir una dieta saludable y, nada mejor que hacerlo… ¡con las manos en la masa! 

Desde Agua Sana te traemos una receta que les encantará: pizza de berenjena, perfecta tanto para la comida como para la cena. Y, de postre, unas exquisitas piruletas de fruta. ¡No dejarán nada en el plato!

 

¿Cómo hacer pizza de berenjena? Su elaboración, paso a paso

La pizza es, sin duda, uno de los platos más codiciados por los más pequeños de la casa y podemos preparar un menú sano utilizando como base la berenjena. Su elaboración es muy sencilla, por lo que es una receta ideal para cocinar con niños. 

Además, también es de lo más versátil y permite incluir una gran variedad de verduras o de alimentos saludables. Nosotros te proponemos algunos de ellos, pero siempre tienes la opción de modificarlos. Por ejemplo, puedes cambiar el pimiento rojo por champiñones, las aceitunas por jamón o atún o la mozzarella por otro tipo de queso que os guste más. 

Por si fuera poco, la berenjena es muy nutritiva y cuenta con un alto contenido en agua y fibra, su ingesta aporta minerales como el potasio, el calcio, el azufre o el hierro y vitaminas del grupo B y C, con lo que ayuda a reforzar el sistema inmune y mejora la resistencia a enfermedades.  ¡Un alimento ideal para toda la familia!

 

Ingredientes de la pizza de berenjena

  • 1 berenjena
  • Salsa de tomate
  • Mozzarella rallada (u otro tipo de queso)
  • Pimiento rojo
  • Aceitunas
  • Especias: pimienta, orégano…
  • Aceite de oliva
  • Sal

 

Preparando la pizza de berenjena

1.- Lo primero que se debe hacer es lavar y cortar la berenjena con un centímetro de grosor aproximadamente. Para ello, existen dos opciones: a lo largo o en horizontal, en caso de que prefieras preparar mini pizzas. Después, es importante echar una pizca de sal, para que reduzcan la acidez, y dejarlas secar sobre papel de cocina o en un escurridor en torno a quince minutos.

 

2.- Pasado este tiempo, se enciende el horno para precalentarlo a 200ºC y, mientras tanto, es hora de que os pongáis a montar las pizzas con base de berenjena

 

3.- Sobre cada rodaja, añadid primero media cucharada de salsa de tomate y, a continuación, un poco de aceite de oliva y la mozzarella rallada (o cualquier otro queso que os guste). 

 

4.- Cortad las aceitunas y añadidlas y lavad, limpiad y cortad los pimientos para colocarlos sobre la berenjena. Por supuesto, podéis incluir cualquier ingrediente que queráis: atún, jamón, champiñones…

 

5.- Colocadlas sobre una bandeja apta para el horno forrada con papel vegetal y… ¡Al horno! Podéis dejarlo hasta que notéis que el queso se funde. Una vez que lo retiréis, tenéis la opción de añadir vuestras especias favoritas al gusto: pimienta, orégano…

Como ves, se trata de una receta estupenda para hacer con niños y que os permitirá disfrutar de unas horas en familia de la manera más divertida posible, mientras los más pequeños aprenden a manejar los alimentos y se preparan una comida o cena de lo más saludable. 

Y, si quieres, para un menú redondo, puedes preparar unas deliciosas piruletas de frutas de postre. Solo tienes que escoger las frutas favoritas de tus hijos (si son de temporada, mejor, ya que tendrán mucho más sabor), cortarlas en trozos pequeños y colocarlas, a modo de piruleta, en un palo de madera. Guárdalas en el frigorífico y sácalas cuando terminéis de comer para que estén de lo más frescas.

La fruta de temporada para el postre siempre es la mejor opción porque tienen más sabor

 

¿Y de beber? ¡Agua mineral!

Mantenerse hidratado es fundamental para que el organismo responda correctamente y, lo mejor, es beber agua de mineralización muy débil, como Agua Sana. De hecho, se trata de la solución perfecta tanto para adultos como para los más pequeños gracias a sus numerosas ventajas, y es que está exenta de químicos u otras sustancias que pueden otorgar un sabor u olor que no guste. ¡El agua mineral no tiene sabor!

Por otro lado, siempre será la opción ganadora ante cualquier tipo de bebida y la más sana. Por eso, si quieres, una buena idea para dar variedad y evitar el consumo de refrescos, es preparar agua con sabor de manera totalmente natural. Para ello, basta con cortar las frutas deseadas (las más utilizadas son las cítricas, como la naranja o el limón) y añadirlas al agua mineral natural para que infusionen. Después, se guarda en el frigorífico y se sirve bien fresca en la comida. 

 

¿Preparados para elaborar la pizza de berenjena y acompañarla con agua mineral Agua Sana? ¡Un menú de diez!

Os deseamos una buena semana, volvemos el próximo lunes con un nuevo artículo.

Recommended Posts
Sigue una rutina fitness para lograr tus propósitos