en Ponte en forma, Sin categorizar

La flexibilidad es una cualidad física muy importante y es que permite mantener una condición física adecuada. Además, entre otros beneficios, ayuda a reducir el riesgo de sufrir lesiones o disminuir dolores y molestias musculares o articulares. 

 

¿Quieres mejorar tu flexibilidad en casa fácilmente? No te pierdas este post, porque te ofrecemos cuatro ejercicios para que lo consigas. 

 

¿Qué es la flexibilidad?

 

La flexibilidad es la habilidad que tienen las articulaciones para realizar movimientos con la mayor amplitud posible

 

Lo cierto es que se trata de una cualidad que, si no se trabaja, se puede perder rápidamente, en concreto, a partir de los 10 años. De hecho, diversos estudios han demostrado que entre los 20 y los 30 años puede disminuir hasta el 80%. 

 

Por supuesto, también existen otros factores que la limitan, desde internos, como la masa muscular o la estructura ósea, hasta externos, como el sedentarismo, la hora del día en la que se realicen los entrenamientos o la temperatura ambiente. 

 

Para evitar esta pérdida y mejorar la salud, lo mejor es llevar a cabo ejercicios de flexibilidad, bien sea con estiramientos o con otro tipo de actividades como el yoga o el pilates. 

 

Beneficios de trabajar la flexibilidad

 

Entrenar la flexibilidad tiene múltiples ventajas para la salud:

 

 

  • Se mejora la postura y se reducen las molestias musculares. Realizar ejercicios de flexibilidad no solo mejora la postura corporal, sino que también permite reducir las molestias musculares después de hacer deporte o al finalizar cualquier tipo de actividad física. 
  • Existen menos probabilidades de sufrir una lesión. Al tener un mayor rango de movimientos, la energía utilizada para realizar el recorrido es menor. Esto, mejora el rendimiento físico y protege nuestros músculos y articulaciones, previniendo posibles lesiones.
  • Disminuyen los dolores en la parte baja de la espalda. La tensión muscular puede provocar molestias y dolores en diversas zonas, como puede ser la parte baja de la espalda. Para atajarlos, nada mejor que trabajar la flexibilidad, ya que es una excelente manera de relajar los músculos. 
  • Aumento sanguíneo y de nutrientes al músculo. Los estiramientos también logran incrementar la temperatura muscular. Esto, a su vez, mejora la circulación y, por tanto, el aporte de nutrientes, lo que favorece, entre otros, a una recuperación más rápida tras la actividad física. 

 

  • Incremento de la coordinación neuromuscular. Del mismo modo, gracias a los estiramientos, aumenta la velocidad del impulso nervioso (el tiempo que tarda en reaccionar el músculo a la “orden” del cerebro), lo que ayuda a que los grupos musculares opuestos puedan trabajar de una manera más rápida y coordinada. 

 

Cuatro ejercicios para mejorar tu flexibilidad en casa 

 

Como ves, los ejercicios de flexibilidad son una gran opción para cuidar la salud y, por supuesto, para estar en forma. ¿Lo mejor? Entrenarla es muy sencillo. De hecho, puedes hacerlo desde la comodidad de tu hogar. Solo necesitas reservar unos minutos al día y, eso sí, tener constancia. 

 

Para ayudarte, te mostramos cuatro ejercicios para mejorar tu flexibilidad en casa. Son muy fáciles de realizar, pero recuerda, si tienes alguna patología o dolencia, lo mejor es que, antes de llevar a cabo cualquier estiramiento o actividad física, consultes con tu médico.

Gracias a los estiramientos, conseguirás aumentar tu rendimiento físico

Torsión de espalda

 

Sentado en el suelo, comienza por estirar la pierna derecha. A continuación, dobla la izquierda y pásala por encima de la derecha. 

 

Después, pon tu brazo derecho por encima de la rodilla flexionada (la izquierda) y presiona con el codo para hacer una torsión de espalda. 

 

Cuando termines, repite el estiramiento, pero con el otro costado.  

Estiramiento de columna, pecho, cuello y hombros

Túmbate sobre una esterilla, boca arriba, con los brazos extendidos, la mirada en el techo y las rodillas flexionadas. Luego, levanta la pelvis y el torso hasta los hombros. Para no perder efectividad, estira los hombros hacia atrás, asegurándote de que están apoyados en el suelo. 

Adiós a las tensiones lumbares

Este es un ejercicio perfecto para aliviar las molestias lumbares. 

Para ello, túmbate sobre tu costado izquierdo, con la pierna derecha estirada, la izquierda doblada y el antebrazo izquierdo apoyado en el suelo. A continuación, pasa el brazo derecho por encima de la cabeza, llevándolo hacia la zona izquierda. 

¡Notarás cómo estiras todo el cuerpo!

Estiramiento de espalda

Sin duda, un estiramiento ideal para mejorar la postura corporal al andar y evitar molestias y dolores. Además, es muy sencillo de poner en práctica y solo necesitarás una silla como accesorio extra. 

 

¿Cómo realizarlo? Colócate a unos 30 centímetros de la silla, inclina el cuerpo hacia delante y apóyate sobre ella. Eso sí, es importante que lo hagas con las manos separadas y alineadas con tus hombros. 

 

Después, sin soltarte, estira tu cuerpo, bascula la pelvis hacia adelante y flexiona ligeramente tus rodillas. Finalmente, estira las piernas. 

 

¿Qué te han parecido estos ejercicios para mejorar tu flexibilidad en casa? Esperamos que te ayuden a trabajarla y, por supuesto, a mejorar tu salud y disminuir molestias y dolores.

¡No olvides visitar nuestra página de juegos! Esta semana te invitamos a descubrir si las afirmaciones sobre la flexibilidad son verdaderas o falsas.

Recommended Posts