en Relajación, Salud

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional que puede surgir de cualquier tipo de situación, aunque aquellas relacionadas con el ámbito laboral o académico son algunas de las más comunes. 

 

Lo cierto es que el estrés puede afectar a la salud física y mental, pero también se puede controlar. ¿Quieres saber más? Atento, te damos todas las claves desde Agua Sana. 

 

6 cosas que debes saber sobre el estrés

 

El estrés puede afectar a cualquier persona

 

Todos somos susceptibles de sufrir estrés, independientemente de la etapa de la vida en la que nos encontremos. Además, puede desencadenarse por un acontecimiento particular que suceda en un corto periodo de tiempo o puede ocurrir de manera repetida durante un largo periodo de tiempo. 

 

Algunos de los motivos más comunes son:

 

  • Estrés relacionado con las responsabilidades diarias
  • Estrés provocado por un cambio repentino en nuestra vida, como la pérdida de un trabajo. 
  • Estrés postraumático, es decir, aquel que se origina cuando una persona vive una situación muy grave: accidente automovilístico, pérdida de un ser querido…
  • Estrés por conflictos con la pareja o la familia.

 

El estrés afecta a la salud mental

 

Hay que señalar que el estrés afecta a la salud psicológica. De hecho, tiene diversos síntomas:

 

  • Irritabilidad. 
  • Autoestima baja.
  • Sensación de estar siempre en tensión
  • Sentimientos de desesperanza o tristeza.
  • Aislamiento social. 

 

Además, a nivel cognitivo es normal que una persona sometida a un estrés habitual sufra problemas de concentración, de memoria o una constante preocupación. Del mismo modo, puede afectar a su rendimiento. 

 

…y a la salud física

 

Vivir constantemente angustiados, con un estrés que no cesa, y preocupados por continuos problemas laborales, familiares o personales también tiene efectos nocivos en la salud física. 

 

Así, algunas enfermedades comunes que se relacionan con el estrés son la diabetes, las patologías cardíacas o la presión arterial elevada. También aumentan las probabilidades de sufrir enfermedades inflamatorias en el intestino. 

 

Igualmente, son síntomas del estrés:

 

  • Dolores de cabeza y/o estómago
  • Cansancio constante y agotamiento. 
  • Alteraciones del sueño. 
  • Palpitaciones cardíacas. 
  • Trastornos de la alimentación. 

 

El estrés tiene su parte positiva

 

El estrés indica al cuerpo que debe prepararse para afrontar una amenaza o huir de un peligro. Ante este tipo de situaciones, los músculos se tensan, la respiración y el pulso se aceleran y el cerebro aumenta su actividad. 

 

¿El objetivo? La supervivencia. Así, en momentos en los que la vida no está en peligro, el estrés puede ayudar a las personas a motivarse y hacer frente a un examen, una entrevista de trabajo… 

 

Ahora bien, no hay que olvidar que son situaciones concretas y limitadas en el tiempo. Como hemos visto, si se alargan se pueden cronificar y desencadenar problemas en la salud física y mental.

Beber agua y evitar bebidas estimulantes es bueno para relajar la mente y disminuir el estrés

El estrés se puede manejar

 

Si sabemos que sufrimos estrés de forma habitual, hay diversas técnicas que nos pueden ayudar a controlarlo y manejarlo. 

 

  • Practicar deporte. Apostar por el ejercicio es una excelente forma de mantener a raya el estrés y cuidar el cuerpo. Lo mejor es decantarse por una actividad que nos guste, puede ser caminar media hora al día por el campo o la ciudad, andar en bici, o practicar natación. ¡Hay un sinfín de opciones donde elegir! Y, si se prefiere, también hay deportes en equipo (baloncesto, fútbol, voleibol…) que no solo relajan la mente, también ayudan a ampliar el círculo social. 
  • Comer sano. Llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental para afrontar las situaciones estresantes. Por supuesto, conviene beber suficiente agua y evitar bebidas azucaradas o estimulantes como el café. 
  • Dormir bien. En épocas de estrés es normal que existan desajustes en el sueño. Sin embargo, es indispensable dormir bien si se quiere mejorar el estado emocional y afrontar el nuevo día con la máxima energía. Una buena opción es hacer ejercicios de respiración antes de acostarse y mantener siempre el mismo horario tanto para ir a dormir como para levantarse. 
  • Meditar. Yoga, pilates, mindfulness… son muchas las actividades relajantes que se pueden practicar para reducir los niveles de estrés, calmar la mente y evitar sus síntomas. Al igual que ocurre con el deporte, siempre es bueno decantarse por el que más nos apetezca, así nos aseguramos tener la máxima motivación. Sea cual sea el elegido, conviene incorporarlo en nuestra rutina diaria. De esta manera conseguimos despejar la agenda y dedicarnos un tiempo exclusivo a nosotros mismos. 
  • Establecer objetivos y prioridades. Otra de las formas de manejar el estrés es decidir qué se debe hacer y qué puede esperar hasta más tarde. Igualmente, es aconsejable aprender a decir que no ante una sobrecarga de trabajo y/o responsabilidades. 

 

Pide ayuda

 

Si crees que no consigues gestionar el estrés y está afectando a tu bienestar físico y mental, no dudes en pedir ayuda a un profesional

 

Esperamos que este post con 6 cosas que debes saber sobre el estrés te haya sido de utilidad y recuerda, para manejar el estrés sigue una dieta saludable, haz ejercicio con regularidad y bebe suficiente agua.

Recommended Posts