en Ponte en forma

Tanto si ya practicas yoga de forma habitual en tu día a día como si eres primeriza, es muy posible que te asalte una duda, ¿qué ocurre si te quedas embarazada? ¿Puedes continuar tranquilamente con la actividad sin ningún riesgo para ti o para el bebé? ¿Es necesario tomar alguna precaución? Sí que es cierto que siempre conviene tener mucho cuidado con cualquier tipo de actividad en un momento así, pero sin duda existen grandes beneficios del yoga durante el embarazo que te ayudarán a mantenerte activa y saludable. 

 

Beneficios de practicar yoga durante el embarazo

 

El yoga está cada vez más reconocido como una práctica saludable que nos ayuda a controlar la respiración, a tomar conciencia de todo nuestro cuerpo, a mejorar nuestra elasticidad y a controlar el estrés. Además, al ser considerada como actividad física de bajo impacto, es ideal para practicarla durante el embarazo, ya que puede ofrecer múltiples beneficios tanto para la madre como para el bebé. 

 

Diferentes estudios demuestran varios beneficios del yoga durante el embarazo, incluso más efectivo que los ejercicios de las clases prenatales o salir a correr, además de estar especialmente recomendado para mujeres que atraviesan un proceso de depresión, ya que, sobre todo cuando se incorporan a la rutina rutinas de meditación o de respiración profunda, pueden rebajar los niveles de estrés o ansiedad. 

 

Otro de los grandes beneficios de la práctica del yoga durante los meses del embarazo es el refuerzo del sistema inmunológico y el incremento de las defensas si se realizan al menos dos clases semanales de 70 minutos. 

 

Además, el yoga no solo es apropiado durante el embarazo, también ayuda a las madres en la preparación al parto reduciendo de forma considerable el dolor gracias al refuerzo de la pelvis, del core abdominal y de los músculos de la espalda. 

Y no solo eso, al tomar conciencia de todo el proceso de la respiración y del propio cuerpo, se forma un vínculo mayor con el bebé. También, al ser una actividad relajante y reducir la sensación de fatiga y los niveles de cortisol (la hormona causante del estrés) y mejorar la postura corporal, se duerme mejor, con un descanso más profundo y con menos dolor de espalda.

 

Durante el embarazo conviene practicar modalidades del yoga como el hatha yoga

 

Contraindicaciones de hacer yoga durante el embarazo

 

Aunque existan una serie de beneficios del yoga durante el embarazo demostrados tanto para la madre como para el bebé, es aconsejable, al igual que con cualquier otra actividad física en este período, tener cuidado con algunos aspectos para que sea una práctica segura y confiable. 

 

Existen diferentes variantes del yoga que requieren un esfuerzo mayor, tanto por la dificultad de algunos asanas como por la intensidad propia de cada rutina. Este es el caso, por ejemplo, del ashtanga yoga o del power yoga. Durante el embarazo conviene decantarse por modalidades menos exigentes y con posturas que puedan adaptarse perfectamente al embarazo como el hatha yoga o el yoga prenatal. 

 

También es importante evitar clases de yoga que requieren altas temperaturas como el bikram yoga, ya que especialmente en este período debe vigilarse especialmente el no practicar ninguna actividad física si hace mucho calor o no se cuenta con un sistema de ventilación adecuado para evitar sofocos, mareos o bajadas de tensión. 

 

Pero sin duda, el gran factor que hay que tener en cuenta al hacer yoga durante el embarazo, es evitar determinadas asanas o posturas que obliguen a la madre a comprimir en exceso el vientre, que requieran acostarse completamente sobre la espalda o que puedan exigir demasiado estiramiento en la zona del abdomen. 

 

Cada postura debe realizarse siempre de tal modo que se pueda hablar o respirar con normalidad, que resulte cómoda y que no genere la sensación de que hay que esforzarse demasiado. 

 

Tanto si ya has practicado yoga con anterioridad, como si es la primera vez que te lo planteas, te recomendamos que, durante el embarazo, recurras siempre a una monitora con experiencia en yoga prenatal, ya que son las que más capacitadas están para guiarte en las posturas más seguras en tu estado. 

 

Además, podrán ayudarte a que te enfoques en tu respiración de la manera apropiada consiguiendo un mayor control que te será muy útil cuando tengas que enfrentarte a las contracciones durante el parto. 

 

Precauciones que debes tomar antes de practicar yoga durante el embarazo

 

Aunque quieras lanzarte rápidamente para obtener los beneficios del yoga durante el embarazo, debes tener en cuenta que lo primero siempre es consultar y hablar con tu médico para que te asegure que no existe ningún riesgo para ti ni para tu bebé.

 

Además, debes interrumpir de inmediato la práctica siempre que sientas dificultad o esfuerzo para respirar antes de empezar el ejercicio, mareos, dolor de cabeza, hinchazón en los muslos, debilidad muscular, visión borrosa, reducción del movimiento fetal, visión borrosa o hemorragia vaginal.

 

Y recuerda, es muy importante mantenerte siempre hidratada de la mejor forma, algo que puedes lograr con Agua Sana, un agua de mineralización muy débil ideal para toda la familia y, por supuesto, para mujeres embarazadas que quieren beneficiarse del yoga.

Recommended Posts
Antes de empezar a hacer running, es recomendable seguir una serie de consejos