en Maternidad

Agua Sana es la mejor agua indicada para alimentos infantiles. De hecho, es el agua más recomendada por los pediatras. Pero, ¿sabes por qué? ¡Te damos todas las claves en este post!

 

Agua Sana, la mejor agua indicada para alimentos infantiles

 

El agua es un elemento fundamental para todos los seres humanos y, por supuesto, para los bebés y los niños. Ahora bien, es importante saber que no todas las aguas son aptas para los más pequeños de la casa. 

 

Así, hay que ofrecerles aguas con un bajo contenido en sales minerales y sodio, ya que para ellos es más fácil de digerir. En este sentido, Agua Sana es la mejor agua indicada para alimentos infantiles. Por un lado, por su composición, ya que posee muy pocos minerales y sodio. Por otro, porque no es necesario hervirla, facilitando la preparación de biberones y de su comida. 

 

¿Qué minerales deben vigilarse en la composición del agua?

 

Sodio

 

Es el elemento más importante, ya que a la cantidad presente en el agua debe sumarse también la que posee el polvo de la leche artificial o de fórmula. Un exceso puede ser contraproducente y causar hipernatremia, es decir, una concentración elevada de sodio en sangre. Esto es peligroso, requiriendo en muchos casos atención médica. 

 

Durante los seis primeros meses de vida, el riñón de los bebés no es demasiado eficiente. Por eso, es recomendable que el agua que consuman tenga menos de 20 mg/l de sodio, mientras que a partir de los seis meses puede contener hasta 50 mg/l. 

 

En el caso de Agua Sana, el sodio es de 6,6 mg/l, por lo que se trata de un agua de mineralización muy débil apta para su consumo desde el nacimiento. 

 

Flúor

 

También se debe vigilar el flúor porque un exceso puede provocar fluorosis, una anomalía en la formación del esmalte y que se manifiesta con la aparición de manchas y pequeños puntos en los dientes. 

 

Para evitarlo, los menores de un año deben consumir agua con menos de 0,3 mg/l de flúor, mientras que, en niños mayores de un año, la cantidad recomendada debe ser inferior a 1 mg/l.

 

Agua Sana posee menos de 0,2 mg/l de flúor, por lo que al igual que en el caso anterior, es apta para su consumo desde el primer momento. 

 

Nitratos

 

Los adultos tendríamos que consumir altas dosis de nitratos para intoxicarnos, pero no ocurre lo mismo con los más pequeños, especialmente los lactantes. En ellos, cantidades mínimas de nitratos pueden desencadenar graves problemas. Uno de los más importantes es la metahemoglobinemia, también conocida como síndrome del bebé azul

 

Esta enfermedad es provocada por altos niveles de metahemoglobina en sangre que, al no transportar suficiente oxígeno, se vuelve azul. Entre sus síntomas se encuentran, entre otros, mareos, dolor de cabeza, fatiga, asfixia o pérdidas de conocimiento. 

 

Pero, ¿por qué sucede? Los bebés tienen una menor acidez en su estómago, favoreciendo el crecimiento de microorganismos que transforman los nitratos en nitritos. Además, su sistema enzimático es inmaduro, por lo que no es capaz de reducir la acción de la metahemoglobina. 

 

Por ello, es aconsejable que el agua contenga, como máximo, 50 mg/l de nitratos, aunque si es inferior a 25 mg/l, es mejor. 

Agua Sana ofrece tan solo 1,4 mg/l de nitratos, siendo un agua de mineralización muy débil apta para los más pequeños de la casa.

Agua Sana posee una composición invariable, haciendo que sea sencillo controlar lo que ingieren los pequeños

Agua Sana, el agua de mineralización muy débil más recomendada por pediatras 

 

Agua Sana es la mejor agua indicada para alimentos infantiles, siendo la más recomendada por pediatras. Así, es apta para preparar el biberón de los pequeños, pero también para elaborar sus comidas cuando comienzan a ingerir sólidos, como pueden ser los cereales, las papillas o los purés. 

 

Además de que no es necesario hervirla y de su bajo contenido en sodio y minerales, presenta otros beneficios y es que su composición es invariable. Esto permite conocer en todo momento lo que beben los pequeños, dando una mayor tranquilidad y seguridad a su familia. 

 

Por otro lado, no hay que olvidar que Agua Sana es un agua mineral natural, libre de contaminación y de cualquier tipo de tratamiento químico. Además, es envasada siguiendo los más altos estándares de calidad para mantener sus propiedades y pureza intactas. 

 

Eso sí, es importante que una vez abierta la botella, el agua se consuma, como máximo, en las primeras 24 horas. Además, es recomendable guardarla en la nevera para evitar la contaminación bacteriana. 

 

Esperamos que este post sobre Agua Sana, la mejor agua indicada para alimentos infantiles, te haya sido útil y recuerda, también es un agua ideal para toda la familia, de pequeños a mayores. No hay que olvidar que gracias a su papel diurético está recomendada para personas con problemas renales como la litiasis o con hipertensión. Del mismo modo, gracias a su bajo contenido en sodio y minerales está especialmente aconsejada para personas con diabetes o enfermedades cardiovasculares. 

Agua Sana, un agua pura y natural que cuida de ti y de tu familia.

Recommended Posts